Noticias 2008

9-12 de Agosto de 2009. CLAUSURA DEL XXIX FESTIVAL DE MUSICA “A ORILLAS DEL GUADALQUIVIR”

Ayer miércoles fue clausurado el XXIX Festival Internacional de Música “A orillas del Guadalquivir”, con un concierto de la Orquesta “Manuel de Falla”, dirigida por Juan Luis Pérez, que contó como solista con el joven pianista Juan Pérez Floristán.


Un momento de la representación de «Carmen» de Bizet en el Festival de Sanlúcar. Una gran asistencia de público avaló este “estreno” en nuestra ciudad de esta emblemática ópera.

Los últimos conciertos de esta segunda parte del Festival han supuesto una subida del nivel artístico respecto a la primera, que fue algo más irregular en cuanto a calidad interpretativa. Contando con un punto de partida extraordinario, pues el domingo 9, la Compañía de Ópera de Concerlírica, integrada por destacados solistas vocales y la Orquesta y Coros del Teatro de Doneskt (Ucrania) pusieron en escena la ópera “Carmen” de Georges Bizet, con muchos elementos en contra (especialmente el espacio, nada desdeñable, tratándose de una obra escénica) con un éxito arrollador.


El técnico de la Fundación Municipal de Cultura, José Antonio López, y la delegada de Cultura Mariuca Cano, acompañan y felicitan al director de «Carmen», Victor Lemko, tras la magnífica representación.

Hay que elogiar con todos los parabienes a esta Compañía y a su promotora, Concerlírica, por adaptarse a todas las limitaciones que ofrece el Auditorio de la Merced para este tipo de representaciones líricas, puesto que el no contar con un escenario teatral condiciona necesariamente todo el montaje escénico de la tramoya teatral de la ópera, parte hoy día de una importancia básica y primordial en cualquier montaje que se precie.


La soprano japonesa Miki Mori, excelente en su papel de Micaela, junto al director de la Orquesta (vestido ya de calle tras la representación) y al barítono Ivaschuk que encarnó a Escamillo. A ambos lados, José Antonio López y uno de los técnicos de la compañía lírica.

La orquesta, dirigida por el joven maestro ucraniano Victor Lemko, ya conocido por el público de este Festival, estuvo en todo momento brillante y espléndida, pues en perfecta conjunción con el maestro, supo aportar el acompañamiento vocal a los solistas y los coros, en las mejores condiciones de afinación y homogeneidad. En ningún momento sobresalió por encima de los protagonistas, algo que, teniendo en cuenta la falta de un foso que apague convenientemente la preponderancia del cuerpo orquestal, es algo digno de resaltar y elogiar.

En cuanto a los solistas vocales, todos estuvieron magníficos. Desde la protagonista, la mezzo canaria Belén Elvira que cuajó un papel lleno de garra y genio andaluz,hasta los roles secundarios, fue una verdadera delicia oír esta larga ópera, que en ningún momento resultó aburrida o demasiado larga. El papel de Micaela, defendido por Miki Mori, fue fantástico, pues esta cantante domina la voz de una manera proverbial, canta con mucho gusto y tiene una voz verdaderamente prodigiosa. Don José, encarnado por el madrileño Gustavo Casanova y Escamillo, representado por el barítono Makism Ivaschuk, fueron vocal y musicalmente espléndidos, llevando hasta los asientos de los quinientos espectadores que se dieron cita (lleno total) lo mejor de esta genial partitura.

Mención aparte merece el coro, perfectamente preparado por Ludmila Estrelsova, que estuvo en todo momento muy atento a las indicaciones precisas y útiles del maestro Lemko, logrando así un empaste perfecto con la Orquesta y una gran brillantez en los magníficos números corales de la obra. En definitiva, una gran representación y un gran éxito de público, que estuvo muy atento en todo momento y que premió muy calurosamente a todos los componentes de esta Compañía que tanta profesionalidad derrochó para hacer llegar su arte este veterano Festival.

El lunes 10 le tocó el turno al Trío “Dharma”, integrado por los músicos madrileños Pedro Garbajosa, al clarinete, María Ángeles Villamor, al violonchelo, y Martín Martín Acevedo, al piano. Nos traían un interesante e infrecuente programa de obras originales para esta inhabitual formación camerística, de tintes sombríos y graves, en la que el piano aporta sus grandes recursos expresivos y tímbricos, y los otros dos instrumentos su gran capacidad para el legato y el fraseo de gran intensidad.


El Trío «Dharma» cuajó una interpretación soberbia de un repertorio infrecuente y fantástico. Integrado por tres excelentes músicos, Pedro Garbajosa, al clarinete, Ángeles Villamor, al chelo, y Martín Acevedo al piano.

El Trío Op. 28 en Si B Mayor de Ferdinand Ries, interesante compositor y excelente pianista alumno de Beethoven, nos dio la oportunidad de descubrir a un autor olvidado pero que forma parte del período de gran expansión del piano como dios del movimiento romántico y que participa ya de un lenguaje del que otros autores más conocidos como Schubert o Mendelshonn e incluso otros posteriores como Carl Reinecke, hicieron uso con una mayor convicción y despliegue de medios. La ejecución del trío madrileño fue en todo momento muy detallista, transparente, de gran intensidad sonora y de absoluto control de todos los recursos tímbricos y expresivo. El control del aire que demostró ese gran maestro del clarinete que es Pedro Garbajosa, a través de una respiración sosegada y perfectamente dosificada, transmitió al público una tranquilidad y un disfrute que sorprendió a todos. Y quizás fue él el que de los tres componentes más sufrió el sofocante calor y el altísimo índice de humedad que se padecía en la Merced.

Las muy originales Piezas Op. 83 de Max Bruch, otro interesante e infrecuente autor prácticamente conocido sólo por su estupendo Concierto para violín y orquesta, llenaron la Merced de espíritus atormentados, de esas extrañas sensaciones que perseguían a los artistas románticos y que el Trío “Dharma” supo presentar con una ejecución llena de misterio y misticismo. Esta música, llena de originalidad y sabor melancólico, que rezumaba tristeza y pesimismo (incluso en la maravillosa Canción Rumana), representaba el eslabón perfecto para conducirnos hacia la segunda parte del concierto y, de hecho, los músicos, con un acertado critero, “rompieron” en dos partes las cuatro piezas que habían seleccionado para la audición con el fin de interpretar dos de ellas como preparación y calentamiento (es un decir, dada la temperatura ambiente) para el muy denso y profundo Trío Op. 114 en la menor, de Johannes Brahms, que era el plato fuerte de la noche, y que ocupaba la segunda parte del concierto.


La soprano sanluqueña encandiló a los numerosos espectadores que asistieron a su recital. Rosique avalaba así ante sus paisanos una carrera fulgurante y meteórica en el difícil mundo de la ópera internacional y también fue «profeta en su tierra». En el acompañamiento, el pianista Antonio Soria.

Todos fueron uno, cada uno con sus magníficas dotes de solista (imposible ser un buen músico de cámara si no se es un buen solista) pero siempre cediendo el protagonismo en los momentos en los que los planos sonoros lo ordenan. Equilibrio, contención y homogeneidad en los fraseos expresivos, en los acentos, en el planteamiento general de la obra, sellaron una interpretación inolvidable, pues la labor mágica de Garbajosa como “pulmón” del grupo, tuvo su eficaz réplica en un Martín Acevedo impecable en todo momento al teclado y con un violonchelo que puso la pureza del sonido por encima de lo material, llegando a la cúpula de la Merced en absoluto estado de gracia musical. ¡Bravo!

Era difícil superar este recital pero al día siguiente, martes 11, la estela seductora de Ruth Rosique prometía una noche inolvidable. Tras desfilar por los escenarios operísticos más importantes del mundo, nuestra soprano universal nos visitaba para ofrecernos un recital de música española. La expectación creada por esta jornada tenía todos los caracteres de los grandes acontecimientos. Lleno prácticamente total en la Merced (cosa que no se ha producido más que con la ópera Carmen, por razones de peso) para oír a este gran talento de la lírica que se entregó en cuerpo y alma a un recital en el que los aplausos encendidos se sucedieron a cada momento. El calor asfixiante impidió algo más y en mejores condiciones de un concierto especial, en el que el silencio absoluto se impuso en señal de reconocimiento y respeto a esta joven cantante de tan sólida trayectoria artística.

En la primera parte, Ruth Rosique, acompañada por Antonio Soria al piano, ofreció a sus paisanos los Madrigales amatorios de Joaquín Rodrigo, la interesante y poco conocida canción En el pinar, de Fernando Obradors, y la música que Rodolfo Halffter puso a los versos de Marinero en tierra, de Rafael Alberti, con cinco estupendas canciones en las que el estilo y el lenguaje del nacionalismo español posterior a Manuel de Falla quedó bien servido, en una línea bastante cercana más a Oscar Esplá que a su hermano Ernesto, único discípulo reconocido del genio gaditano.

La segunda parte contó con todo un “maratón turiniano”, no en balde el maestro Soria es un gran especialista en Joaquín Turina, el gran compositor sevillano-sanluqueño y universal. Nada menos que el Poema en forma de canciones, Op. 19, el Canto a Sevilla, Op. 37, y los Tres poemas, Op. 81, nos cantó Ruth Rosique en su comparecencia sanluqueña. Con pequeños respiros en los que Antonio Soria puso los interludios pianísticos creados por don Joaquín precisamente como descanso para los muy difíciles y fatigosos números del Canto, la soprano demostró sus grandes dotes interpretativas, con una dicción perfecta, unos agudos redondos y seguros y un “saber estar” en el escenario que la definen como una gran Artista, del canto, de la escena y de la música.

Lluvia de pétalos y margaritas, arrojadas por sus numerosos admiradores, ofrenda de flores al final del concierto, cerraron una magnífica noche, en la que quedó demostrada una vez más la versatilidad, el buen hacer y el arte de Ruth Rosique, una soprano que llevó a los privilegiados espectadores de su magnífico concierto a las más altas cimas del “bel canto”.


La Merced registró un lleno casi total para oír a esta magnífica orquesta gaditana y presenciar el debut con orquesta del joven pianista sevillano, aclamado ya en varios concursos nacionales e internacionales.


Padre e hijo, director y solista de piano, ofrecieron una lección magistral de compenetración y entendimiento que produjo una versión antológica de una obra excepcional y brillante, aun a pesar de su dramatismo.

La clausura del XXIX Festival Internacional de Música “A orillas del Guadalquivir” estuvo a cargo de la Orquesta “Manuel de Falla” de Cádiz, con un programa compuesto por obras de Haydn y Beethoven.

La noche empezó con una sobresaliente interpretación de la obertura de la ópera El mundo de la luna, de Joseph Haydn, llena de matices, magistralmente dirigida por la certera y eficaz batuta del maestro Juan Luis Pérez, uno de los directores andaluces más brillantes del panorama musical actual.

Pero esta magnífica interpretación sólo sería un aperitivo para el indiscutible plato fuerte de la noche, el genial y contundente Concierto para piano nº 3 en do menor de Beethoven, donde la Orquesta volvió a demostrar su buen hacer y donde el pianista Juan Pérez Floristán se ganó con creces al púbico asistente en cuanto puso las manos en el teclado. Un inspirado y magistral Juan Pérez Floristán interpretó este concierto con una madurez impropia de sus pocos años. Este joven pianista, de tan sólo 16 años, logró emocionar y conmover a los asombrados y sobrecogidos espectadores del concierto que asistieron entusiasmados a una interpretación soberbia y madura de la obra del compositor alemán. Pérez Floristán demostró que ya no es una promesa del piano, sino un pianista maduro, una extraordinaria realidad musical, exquisito, dotado de una técnica impecable y de unas capacidades musicales impresionantes. Es un pianista en estado de gracia que levantó al público de sus asientos y que arrancó bravos y gritos enfervorecidos de un público rendido absolutamente y al que regaló como propina una interpretación calida, dulce y preciosista de la Danza Argentina nº 2, de Alberto Ginastera, con calidades tímbricas y expresivas sobrecogedoras.

Con tan buen sabor de boca, la segunda parte del concierto, la Sinfonía nº 97 en Do mayor de Haydn no defraudó. De nuevo la orquesta Manuel de Falla de Cádiz demostró que es una orquesta de gran calidad. Una preciosa pieza del Don Juan de Gluck, con toda la cuerda tocando en pizzicato puso el brillante punto final a un Festival marcado por la alta calidad de la mayoría de sus conciertos, la baja asistencia de público en algunas de sus sesiones producto de la falta de publicidad y promoción, y en el que se han vivido algunas de las noches más inolvidables de toda la historia de este señero festival sanluqueño.

Fotografías: Juventudes Musicales
Texto: Salvador Daza y Regla Prieto

4-8 de Agosto de 2009. EL XXIV FESTIVAL DE MUSICA “A ORILLAS DEL GUADALQUIVIR” LLEGA A SU ECUADOR.

Esta edición está dedicada al XXV Aniversario de Juventudes Musicales de Sanlúcar de Barrameda.

La vigésimo novena edición del Festival Internacional de Música “A Orillas del Guadalquivir” llegó ayer viernes al ecuador de su programación, tras cinco intensas jornadas en las que se han vivido momentos de una gran altura artística como hacía años que no se conocían.


El equipo técnico del XXIX Festival. La delegada, Mariuca Cano, el director Juan Rodríguez, José Antonio López y Paco Cuevas.

El concierto inaugural corrió a cargo de la Orquesta de Cámara Andaluza, que estuvo dirigida por Israel Sánchez, que actuó en lugar del anunciado director titular y fundador, Michael Thomas. El programa, integrado por obras de Janacek, Suk y Dvorak, bajo el sugerente título de “La herencia nacionalista checa”, dio la oportunidad a los apenas cincuenta espectadores que se dieron cita en esta primera sesión, a gozar con una música de una gran pulsión romántica y completamente arrebatadora. La interpretación de los músicos andaluces fue correcta, teniendo en cuenta que la escasa presencia de público motivó que el concierto fuese frío aun a pesar del asfixiante calor de la sala y a pesar de que los intérpretes pusieron toda su voluntad en cuajar una buena actuación.

En el segundo día, la Orquesta y Coro del Teatro Filarmónico de Donekst (Ucrania) que ya nos ha visitado en varias ocasiones, puso en los atriles la “Novena Sinfonía” de L. V. Beethoven. La asistencia de público fue mucho mayor que el primer día, pero no llegó al lleno como se hubiera merecido este gran acontecimiento sinfónico. La solvencia de director, solista, orquesta y coro, quedó más que demostrada y aunque la versión que planteó el líder de la orquesta, el joven maestro valenciano Sergio Alapont, mostrase algunas novedades respecto a los “tempi” con las versiones más conocidas y apreciadas, pero no por ello menos interesantes y valiosas. La labor de los solistas vocales en el cuarto movimiento fue digna de resaltar, especialmente los de las voces masculinas, de gran calidad y contundencia. Los aplausos premiaron una actuación de gran calidad y mérito, teniendo en cuenta la gran movilización de recursos humanos que una obra de estas dimensiones requiere.

La Orquesta de Cámara de Linz, a las órdenes de nuestro paisano y director del Festival, Juan Rodríguez Romero, nos trajo al día siguiente un repertorio barroco-clásico-romántico integrado por obras de Haëndel, Haydn (con una memorable intervención del solista de violín austríaco Wolfgang Nusko) y Mendelshonn. El reducido grupo de músicos de cuerda tuvo una actuación redonda, destacando sobre todo en el acompañamiento orquestal que le brindaron a su violín concertino en el “Concierto en Sol Mayor” haydniano. No pudo tener mejor homenaje el venerable compositor austríaco en el segundo centenario de su muerte, que se conmemora en este año 2009. La escasa presencia de espectadores –solo se llenó media sala– continuó siendo la tónica en este tercer día de Festival.


Daniel G. Florido y José A. López, incansables trabajadores del Equipo que coordina este XXIX Festival

En la cuarta sesión, “The Soloist of London” respondieron sobradamente a la expectación que su presencia en Sanlúcar había despertado. Sin ninguna duda se trataba de un concierto más que interesante, debido entre otras cosas a que la presencia de cuartetos de cuerda por esta zona siempre es escasa y debido también a que el Festival no ha cuidado mucho de que no falte este indispensable grupo camerístico en la programación de otras ediciones. Los cuatro intérpretes de cuerda (a los que se unió en el Divertimento en re mayor de Mozart el contrabajista Mathew Coman, alma mater de la gira de estos valiosísimos músicos ingleses, protagonistas absolutos del V Festival de Música que se organiza por iniciativa suya en la localidad gaditana de Alcalá de los Gazules) formaron un todo sincronizado a la perfección, con un empaste homogéneo y una técnica única, logrando así el ideal de este grupo camerístico, clave del repertorio de todos los tiempos desde el clasicismo a nuestros días: que cuatro suenen como uno solo, una sola estética, una sola forma de pensar la música, en beneficio de la obra del compositor.

El programa que ofrecían los virtuosos londinenses hacía homenaje al compositor del año, Franz Joseph Haydn, con su cuarteto Op. 76 nº 3, en Do mayor, más conocido como “Cuarteto Emperador”, cuyo segundo movimiento se ha hecho universalmente conocido por estar basado en el “Himno del Emperador”, un movimiento en forma de variaciones que agota todas las posibilidades conocidas de transformación y acompañamiento variado de un tema, cuya melodía y armonía permanece prácticamente invariable en los más de ocho minutos que dura esta maravilla de la música de cámara de todos los tiempos y estilos. La ejecución por parte de los cuatro músicos ingleses fue magistral: toda una lección insuperable de conjunción y de afinación, de exquisitez y de lirismo. El ya citado Divertimento de Mozart fue tocado a una velocidad de vértigo, sin que en ningún momento el tempo fuera un obstáculo para que los planos sonoros y el equilibrio instrumental (teniendo en cuenta la mayor profundidad y densidad de los bajos por el ya mencionado añadido del contrabajo) siguiera siendo ejemplar y perfecto.


Los «Solistas de Londres», reforzados por el contrabajista Mat Coman, en la interpretación del Divertimento en Re Mayor de Mozart

En la segunda parte, una interesante obra del compositor norteamericano Philip Glass (nacido en 1937), máximo representante del minimalismo, cuya obra Company, integrada por varios movimientos basados en diferenciadas ideas repetitivas aunque muy atractivas en su sonoridad, dio la oportunidad de comprobar también la idoneidad de estos intérpretes para comprender y divulgar la música de nuestro tiempo. El estupendo recital se cerró con el cuarteto Op.18, nº 4, de Beethoven, que fue tocado con la madurez y el rigor de unos músicos que no perdieron la tensión interpretativa en ningún momento, que se compenetraron a la perfección y que dejaron, en suma, el pabellón de este Festival a una altura de gran nivel artístico.

El viernes 7 le tocó el turno a la Orquesta Sinfónica Estatal Rusa “Mistislav Rostropovich”, dirigida por el director español, viejo conocido de este Festival, Ramón Torrelledó. Era difícil, salvando las lógicas diferencias entre géneros (el paso de la música de cámara al sinfónico es gigantesco) superar el nivel del día anterior. Pero la legendaria orquesta rusa (fundada nada menos que en 1920) trajo hasta Sanlúcar sus mejores valores y el concierto fue inolvidable en todos sus aspectos.

No obstante, hay que lamentar, un día más, que la escasa presencia de público se hace ya una costumbre en las diarias sesiones de este veterano encuentro estival. Apenas tres cuartos de entrada, para una Orquesta que días antes, en Palencia, había conseguido congregar a 5.000 espectadores en una impresionante audición del Carmina Burana, según manifestaciones del propio director. En fin, una vez más, los esfuerzos del equipo técnico del Festival no encuentran la respuesta adecuada entre los melómanos, cuya repetida ausencia debería ser objeto de estudio y reflexión adecuada por parte de los responsables ante esta falta de asistencia.


La técnica de dirección de Ramón Torrelledó impactó una vez más a los melómanos sanluqueños que tuvieron la suerte y el acierto de presenciar este concierto inolvidable

Ese grandísimo director que es Ramón Torrelledó encontró de nuevo en Sanlúcar el ambiente necesario y adecuado para demostrar su arrebatadora técnica y su gran dominio del arte orquestal. Ante un ambiente cálido y sofocante (que hizo que los sufridos músicos rusos llegaran a desprenderse de sus chaquetas en la segunda parte, pues la primera la tocaron completa arropados con el uniforme de rigor, hecho para climas más gélidos) Torrelledó consiguió sacar el mejor partido a unos músicos de una profesionalidad a prueba de termómetros y vientos de levante, y se metió al público en el bolsillo, que terminó puesto en pie, con vítores y palmas por sevillanas.

Tres “bises”, nada menos, regaló el dinámico e inagotable director a sus admiradores sanluqueños. Sacó de nuevo a escena al clarinetista Vladimir Lovtchikov para brindar a un público enfervorecido una versión de una canción popular mexicana que se ha hecho universal, además de uno de los más celebérrimos valses de Dimitri Shostakovich, para cerrar con una apoteósica y vertiginosa interpretación del intermedio de La Boda de Luis Alonso, de Jerónimo Jiménez, demostrando una vez más que la música española y la música rusa tienen tantos puntos en común como si fuesen hijas de la misma raíz.

El programa ofrecido por la Sinfónica Rusa estaba sabiamente confeccionado, pues combinó a la perfección en la primera parte dos obras muy conocidas del repertorio nacionalista, como las Danzas Polovtsianas del Príncipe Igor, de Alexander Borodin, y la Marcha Eslava, de Piotr Tschaikovsky, con otras dos obras de corte mucho más contemporáneo, con preciosas orquestaciones, que contaron con las intervenciones solistas del ya mencionado clarinetista Lovtchikov, y del genial violinista Victor Chursin, que hizo que su intervención fuera uno de los momentos más felices de la noche.

Fotos: © Juventudes Musicales
Texto: © Salvador Daza.

13-15 de Julio de 2009. BRILLANTE DESARROLLO DE LA TRIBUNA DE INTERPRETES SANLUQUEÑOS

Durante los días 13 al 15 de Julio se ha desarrollado en el Auditorio de la Merced la Tribuna de Jóvenes Intérpretes Sanluqueños organizada por Juventudes Musicales con motivo de los Actos Conmemorativos de su 25 Aniversario.

A lo largo de estas tres intensas jornadas han pasado por el escenario del Auditorio veintidós jóvenes talentos de la música, estudiantes de Grado Medio y Superior en los Conservatorios de Andalucía, que han ofrecido a un público atento y numeroso, lo mejor de su arte y su sensibilidad artísticas. Así, las interpretaciones al piano de Alicia Suárez, Alberto Suárez, Laura Camacho, Raquel López, Beatriz Moral, José Alberto Morales (en la foto, acompañando a Domingo Rodríguez) e Isaac de los Reyes fueron calurosamente aplaudidas (especialmente las de éste último), como lo fueron las que realizaron con el clarinete Belén Palacios e Ismael Gallego, con la trompeta Juan Manuel Gallego, Francisco José Gallego y Domingo Rodríguez, con el violín, María Salas, Alfonso Cuevas, Alejandro Manchón, Fátima Merino e Inés Moral, con la flauta Beatriz Gallardo y Almudena Palacios, la guitarra siempre exquisita de María Jesús Bernal, el saxofón cálido y melancólico de Juan Diego Palma, así como la representación lírica de la soprano Ana Troncoso, que dejó el pabellón operístico del encuentro en un gran nivel.

Los instrumentistas contaron con el acompañamiento al piano del profesor Salvador Daza, promotor de esta interesante iniciativa desde su cargo de presidente de Juventudes Musicales. Hay que reseñar que por razones de tiempo no han podido participar varios jóvenes músicos con los que se contará en próximas ediciones de esta Tribuna.


La pianista sanluqueña Beatriz Moral durante su intervención


Isaac de los Reyes en un momento de su concierto

Las diferentes jornadas contaron con la presentación de los miembros de Juventudes Musicales Francisco Oliva y Leopoldo Pérez, que elogiaron a estos jóvenes sanluqueños por el esfuerzo y sacrificio que mantienen durante todo el curso, compatibilizando sus estudios generales con los de música, con el coste añadido de tener que desplazarse a otras ciudades para poder realizar sus estudios oficiales de música en los Conservatorios Profesionales o Superiores de Andalucía. Igualmente elogiaron el gran tesón de los padres y madres de estos jóvenes sanluqueños que están siempre apoyando a sus hijos para que puedan desarrollar unos estudios difíciles y que requieren un notable desembolso económico.

La clausura de esta Tribuna estuvo a cargo de la Delegada de Cultura, María Cano, que estuvo acompañada en el escenario por el catedrático de Piano del Conservatorio Superior de Música de Sevilla, José Manuel de Diego, ambos miembros del Comité de Honor del 25 Aniversario de Juventudes Musicales, y que fueron los encargados de repartir los diplomas a todos los jóvenes artistas participantes. El presidente de Juventudes Musicales, Salvador Daza, emocionado, agradeció también la magnífica intervención de todos los intérpretes, entidades colaboradoras, Ayuntamiento de Sanlúcar y la colaboración siempre eficaz de los trabajadores de la Fundación Municipal de Cultura. La Delegada mostró su entusiasmo por esta iniciativa y alentó a los participantes a proseguir y finalizar sus estudios musicales ahora que han demostrado públicamente su gran valía artística. Por gentileza del Consejo Regulador de la Denominación de Origen “Jerez y Manzanilla de Sanlúcar”, se clausuró el acto con una copa de vino de la tierra.

Fotos y texto: © Juventudes Musicales.

1 de Julio de 2009. LA ORQUESTA DE CHISINAU (MOLDAVIA) VISITÓ SANLÚCAR

Patrocinado por Unicaja, tuvo lugar el pasado 1 de Julio el anunciado concierto de la Orquesta Sinfónica Estatal de Chisinau (Moldavia), dirigida por el maestro Vladimir Coverda, en el Auditorio de la Merced.

Había mucha expectación por oír a esta grupo sinfónico moldavo que venía realizando una gira extensa y extenuante por Andalucía, contratado por esa entidad financiera tan amiga de patrocinar estas giras de grupos del Este Europeo, recuperando así una tradición que se hizo muy popular en los años 80 y 90 del pasado siglo, pero que después de la caída del Muro de Berlín y el ocaso del imperio comunista oriental ha venido considerablemente a menos. Una tendencia que se ha debido, por una parte, a la emigración de muchos músicos valiosos de estas orquestas y, de otra, al encarecimiento progresivo que estas orquestas han supuesto para las programaciones de las temporadas de conciertos en las salas occidentales, al equiparar sus costos prácticamente a los de las orquestas de los países capitalistas.

La orquesta anunciada, por otra parte, no tenía mucho que ver con la que realmente oímos en La Merced, ya que empezando por el número de músicos (unos 50, frente a los 90 que se anunciaban en el programa de mano) hasta el alarde de música hollywoodense que pudimos oír en la segunda parte (un auténtico monográfico de música norteamericana, en especial del repetitivo John Williams, émulo de Gustav Holst y otros grandes de la música sinfónica), el concierto fue, en líneas generales, ameno y bien interpretado, contando con una sólida y elegante dirección del maestro Coverda, muy atento en todo momento a los mil variados matices que pudimos apreciar durante la hora y media de música que interpretaron los moldavos.

Una ejecución que fue muy jaleada por el público asistente, que llenó las butacas de La Merced (aunque no a rebosar) y que denotó el cansancio en los músicos propio de este tipo de giras que van llevando por multitud de pueblos el mismo programa durante muchos días y que va haciendo mella en el entusiasmo de los intérpretes, que llegan a tocar con verdadera rutina de funcionarios un programa que, en especial en la primera parte (con obras muy populares de Delibes, Kachaturian, Brahms, Prokofiev y Mussorgsky), hubiera merecido algo más de pasión y entrega. Algo bastante difícil si a estas circunstancias unimos el asfixiante calor que hacía en el interior del Auditorio y que estos músicos centroeuropeos sufren mucho más que nosotros.

Entre las secciones orquestales, las trompas estuvieron francamente bien durante la segunda parte, aunque no se pueda decir lo mismo de la primera, en la que, también, por cierto, nos costó tanto oír a los trombones (tampoco pudimos verlos por la falta de gradas para la sección de vientos) que pensamos que no habían venido. Los insistentes aplausos lograron que la cansada formación moldava nos regalara una magistral “Danza Húngara nº 5” de Brahms, tocada con un sentido melódico y rítmico verdaderamente excepcional, como solo lo pueden hacer músicos de esta región europea.

Para cerrar el capítulo de “anécdotas”, señalar que el lugar del concierto anunciado en toda la cartelería y programas de mano era los “Jardines del Palacio Municipal”. Sin embargo, se celebró en la Merced, sin anuncio previo y ocasionando con esto muchos despistes a los espectadores.

Texto y fotografía: © Salvador Daza.

13 de Junio de 2009. CINCO SANLUQUEÑOS, SELECCIONADOS PARA ESTUDIAR CON LOS SOLISTAS DE LONDRES.

Juventudes Musicales quiere felicitar públicamente a los cinco jóvenes músicos sanluqueños que han sido seleccionados junto a otros 16 de toda la provincia de Cádiz, para recibir unas clases magistrales de violín con profesores del conjunto «The Soloists of London» que todos años se concentran durante el mes de Agosto en Alcalá de los Gazules con motivo de su Festival Internacional de Música, que este año alcanzará su Vª Edición.

Fátima Merino, María Salas, Ángel y Alejandro Manchón y Alfonso Cuevas (en la fotografía de la derecha), estudiantes de Grado Medio en los Conservatorios Profesionales de Jerez y Sevilla, son los cinco sanluqueños seleccionados para estas clases magistrales, cuyas sesiones serán gratuitas para ellos pues estarán financiadas por la Fundación Provincial de Cultura, de la Excma. Diputación de Cádiz. En el transcurso del trabajo que desarrollarán en Alcalá, tendrán la oportunidad de formar una orquesta que, con el asesoramiento de los profesores ingleses, ofrecerá después varios conciertos en el citado Festival.

Las pruebas de selección, a la que concurrieron más 50 alumnos de todos los conservatorios de la provincia, se desarrollaron durante el pasado mes de Mayo y contó con la presencia del coordinador de los Solistas de Londres y director del Festival de Alcalá, Matthew Coman, músico y profesor de reconocida competencia a nivel internacional y fundador de estos encuentros veraniegos que se celebran desde hace cinco años en la acogedora localidad gaditana.

Esta buena noticia nos llena de orgullo y demuestra que el trabajo realizado en el terreno de la enseñanza musical en nuestra ciudad empieza a dar sus frutos. Estos jóvenes tienen por delante una prometedora carrera artística, llena de esfuerzos pero también de satisfacciones como la que acaban de recibir. Enhorabuena a todos los que lo han hecho posible.

Texto: Juventudes Musicales de Sanlúcar de Barrameda

5 de Junio de 2009. INTENSA ACTIVIDAD MUSICAL. IV FESTIVAL DE MÚSICA CONTEMPORÁNEA.


Pedro Vicedo, acompañado por el profesor Juan Antonio Alonso y el director de la Banda «Julián Cerdán», José Antonio López. En la fila de atrás, jóvenes músicos colaboradores. (Foto: S. Daza)


El profesor Pedro Vicedo en plena actuación en el «Francisco Pacheco» ante más de 300 estudiantes (Fotografía: Salvador Daza)

Esta semana ha sido la más intensa de todas las que vienen sucediéndose en los Actos Conmemorativos de nuestro XXV Aniversario. Tras los conciertos del pasado fin de semana, del Primer Encuentro de Guitarras y la conmemoración del II Centenario de la muerte de Joseph Haydn, con el magnífico concierto de Juan Escalera y Alfonso Rubio, el miércoles tuvo lugar el anunciado IV Festival de Música Contemporánea, que desarrolla en nuestra ciudad desde hace ocho años el profesor Juan Antonio Alonso Cuesta, inagurándose con un Recital Didáctico de Percusión, que estuvo a cargo del catedrático sevillano Pedro Vicedo. Ante un salón de actos abarrotado de jóvenes estudiantes del IES “Francisco Pacheco” y “Doñana”, el profesor Vicedo explicó uno a uno todos los instrumentos que forman el conjunto sinfónico de la Percusión e interpretó diversas obras de autores contemporáneos, españoles y extranjeros, que consiguó atraer la atención de todos los alumnos presentes y concitó la natural extrañeza en algunos casos por el lenguaje atrevido y vanguardista de algunas obras. El acto contó con la colaboración de la Asociación Filarmónica “Julián Cerdán”, que cedió parte de su instrumental para que se pudiesen interpretar las diversas obras del programa. También colaboró la Fundación Municipal de Cultura y los diversos centros educativos implicados en el proyecto.

Al día siguiente, la cita era en el Conservatorio “Joaquín Turina” de la Plaza de la Paz con Isabel Villanueva y Miguel Angel Ortega. Dos magníficos músicos, uno ya formado y profesional, al piano, la otra, jovencísima artista navarra, magistral con la viola y de una enorme capacidad expresiva.


Isabel Villanueva y M. Ángel Ortega Chavaldas, en su recital en el Conservatorio «Joaquín Turina» (Foto: Miguel Furlock)

Desgraciadamente el Conservatorio lo encontramos vacío de alumnos y profesores, pues coincidía el recital con un Encuentro de Conservatorios Elementales que se celebraba el mismo día en El Puerto de Santa María. Aun a pesar de todo ,la presencia de público fue satisfactoria y el resultado final del concierto no pudo ser más grato. La excelente solista de viola, acompañada en todo momento por un pianista que cuidaba al máximo detalle todos los matices y sonidos (que hizo incluso desaparecer la desafinación producida por la elevada temperatura de la sala) dio a cada una de las obras del programa una interpretación de grandísima altura y madurez artísticas. Nunca – y no exageramos– habíamos oído una viola con ese intenso y dolorido sonido, profundo, melancólico, expresivo y redondo. Obras nada fáciles, como las de Schumann y Brahms que pudimos oír, fueron ejecutadas con una potencia, seriedad y lirismo que hizo conmoverse a todos los espectadores. Dos genios de la música frente a frente, puestos de acuerdo para alcanzar las máximas cimas de la música de cámara y que al interpretar con todo acierto y pasión las “Canciones populares españolas” de Manuel de Falla, nos demostraron que estábamos ante dos intérpretes completos y excepcionales.

Ante la insistencia de los aplausos, los dos invitados por Juventudes Musicales ofrecieron un “bis”, que vino como anillo al dedo, pues el “Tango” de Isaac Albéniz ponía el broche de oro a un recital impresionante y, de paso, se adhería al homenaje nacional que se lleva a cabo durante este año al genial compositor español, con motivo del primer centenario de su muerte.


El Quinteto «Divertimento», momentos antes de su actuación en el Colegio «El Picacho», en el IV F estival de Música Contemporánea. (Foto: Salvador Daza)

La intensa semana de actividades se cerraba el viernes 5 de Junio, cuando tuvo lugar el segundo de los conciertos del IV Festival de Música Contemporánea. En esta ocasión correspondió la actuación al Quinteto Divertimento y se desarrolló durante el horario lectivo en el magnífico Salón de Actos del Colegio “El Picacho”. Como en el anterior Recital Didáctico, la presentación corrió a cargo del profesor Juan Antonio Alonso Cuesta, coordinador de estas jornadas y comisario de los Actos Conmemorativos del XXV Aniversario de Juventudes Musicales.

El grupo de cámara formado por Miguel Ángel Rosique, flauta, Víctor Bohórquez, oboe, Oscar Pavón, trompa, Pedro Porras, clarinete y José Alfonso Cuevas, fagot, hizo las delicias de los más de trescientos estudiantes de diversos centros educativos que se dieron cita en El Picacho para disfrutar con obras musicales creadas en el siglo XX, entre ellas, varias de autores andaluces. Durante una hora, el Quinteto fue interpretando las obras de Denes Agay, Gustav Holst, Evaristo de los Reyes, Julio Lozano, José Ramón Hernández Bellido y Germán Álvarez Beigbeder.

Esta experiencia constituye sin duda una loable iniciativa que Juventudes Musicales durante sus más de 25 años de existencia ha llevado a cabo en diversas ocasiones y que por dificultades económicas (el consabido impago municipal, que nunca cesa para nosotros) no se ha podido organizar tal y como demandan los centros educativos de nuestra ciudad con el fin de crear y promover nuevos públicos para la cultura, además de atender a la imprescindible formación artística de nuestros jóvenes estudiantes.

Texto: Salvador Daza Palacios.
Fotografias: Salvador Daza Palacios y Miguel Furlock

31 de Mayo de 2009. FIN DE SEMANA MUSICAL.

Juventudes Musicales de Sanlúcar celebró el viernes, 29 de Mayo de 2009, en el Conservatorio de Música “Joaquín Turina”, ante un numeroso público, un recital de flauta y piano en CONMEMORACION DEL IIº CENTENARIO DE JOSEPH HAYDN (1809-2009), a cargo de Alfonso Rubio y Juan Escalera.

Rubio y Escalera tocaron el “Arreglo para flauta y piano del Cuarteto Op 77 nº 1” de Haydn, la Introducción y variaciones sobre el tema “Trockne Blumen”, D. 802 de Franz Schubert y la “Sonata para flauta y piano en La Mayor”, de César Franck, obras en las que alcanzaron altas cotas de virtuosismo y que consiguieron encandilar a un publico cada vez más entregado al arte de estos dos maravillosos intérpretes, que tuvieron que tocar una propina ante los entusiasmados aplausos del publico asistente.

Alfonso Rubio Marco (flauta) es licenciado en Flauta Travesera por el Conservatorio Superior de Música de Valencia con las máximas calificaciones. Ha sido galardonado en el IV Certamen de Intérpretes de Flauta Ciudad de Benicarló, y en los Grados Elemental y Superior del Conservatorio de Valencia. Miembro de la Joven Orquesta Nacional de España y de la Joven Orquesta de la Unión Europea, desde 1995 es flautín solista y flauta tutti de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, donde ha ocupado también el puesto de flauta solista con directores como Yuri Termirkanov, Frühbeck de Burgos, Jesús López Cobos, Alain Lombard, Pinchas Steinberg, Helmut Rilling, etc… Actualmente es profesor de flauta por oposición en el Conservatorio Elemental de Música de la Palmera en Sevilla.

Juan Escalera Peña (piano), Nació en Sevilla, realiza sus estudios musicales en el Conservatorio Superior de Música «Manuel Castillo” con los profesores Pilar Bilbao, José Manuel de Diego y Adela Barranco. Perfecciona estos estudios con cursos impartidos por pianistas como Ramón Coll, Hans Graf y Frederic Gevers en Sevilla; Georgy Sandor, John O´Conor, Jan Ekier y Lazar Berman en Holanda y Edith Fisher y Josep Colom en Suiza. En 2007 es seleccionado para recibir una serie de Masterclases en el Conservatorio Tchaikovsky de Moscú. En los últimos años se ha especializado en la labor de Pianista Acompañante, función que desempeña en el Conservatorio Superior de Música «Manuel Castillo» de Sevilla.

PRIMER ENCUENTRO DE GUITARRAS

Por otra parte, durante esta semana también se ha celebrado el “I Encuentro de Guitarras”, organizado por el Conservatorio “Joaquín Turina” y en el que colaboró Juventudes Musicales.

Este “Primer Encuentro de Guitarras” ha sido articulado en dos tipos de actividades, por un lado, la actividades formativas consistentes en clases magistrales de guitarra y música cubana a cargo del profesor Eduardo Martín y clases de creación de instrumentos con material reciclado, y por otro lado un ciclo de conciertos.

El pasado jueves, se celebró en la Iglesia de los Desamparados el primero de ellos, un recital de flauta y guitarra a cargo de Sonia Cruz y Daniel Vissi, en el que se interpretaron obras de Martín, Myers, Saumell y Piazzola, con gran éxito de público.

El dúo de flauta y guitarra es uno de los dúos de música de cámara que más han evolucionado desde aquellas primeras obras del renacimiento y del barroco, escritas para el traverso o la flauta de pico, con el acompañamiento «en tablatura» de algunos de los variados instrumentos de cuerda pulsada que tanto se usaban entonces.

La larga vida de este dúo ha llegado hasta nuestros días con una gran capacidad de adaptación a los lenguajes más ricos y diversos, desde la más rabiosa música de vanguardia, pasando por todas y cada una de las corrientes del romanticismo y del nacionalismo musical, pues los compositores siempre han encontrado en esta frágil e ideal pareja de instrumentos el medio de expresión más adecuado e íntimo para su inspiración.


Daniel Vissi y Sonia Cruz, profesores del Conservatorio sanluqueño

Las obras que interpretaron son buena muestra de esta evolución, dado que la capacidad que tiene la flauta de sostener el sonido y de cantar melodías es el complemento perfecto a la expresividad que consigue la guitarra con su pulsación y su tañido armónicos. Las obras de los compositores hispanoamericanos presentes en esta noche, Eduardo Martín, Astor Piazzolla, Manuel Saumell, presentan el denominador común de las obras escritas para este dúo (utilización amplia de recursos técnicos, combinados con refinamiento tímbrico y rítmico) en el siglo XX, además de la calidez y melosidad propia del folklore sudamericano.

Las obras que complementan el programa nos ofrecen un buen contrapunto sobre el tipo de música más divulgada del pasado siglo, en estupendos arreglos trasladados a este pequeño mundo interpretativo que conforman estos dos encantadores instrumentos, tocados, además, por dos músicos arraigados en Sanlúcar desde hace algún tiempo y que han demostrado con creces su gran calidad humana y musical.

El sábado, 30 de mayo, y como clausura de este “I Encuentro de guitarras” se celebró un concierto del afamado guitarrista Eduardo Martín, en un magnífico concierto en el que interpretó íntegramente obras suyas.

Ha sido todo un privilegio para esta ciudad gaditana, a la que tantos y buenos lazos de calidad unen con Hispanoamérica, recibir a un compositor e intérprete de la categoría de Eduardo Martín.


El concertista y compositor cubano Eduardo Martín, poco después de su extraordinario recital de guitarra en el Salón Rojo del Palacio Municipal. (Foto: Miguel Furlock)

El guitarrista cubano más conocido en España es, sin ninguna duda, Leo Brouwer, tanto por su labor de compositor actual y comprometido, como por su labor como director de la Orquesta de Córdoba desde su creación. En este sentido, cabe decir que recibimos a su mejor y más cualificado alumno, discípulo ejemplar en su arrebatadora pasión por la música, por el folklore de su país, por el ritmo frenético y sensual de su música.

El profesor cubano nos ofreció una selección de las mejores composiciones que tiene escritas para la guitarra, instrumento que utiliza como cauce expresivo de su alma inquieta, de su gusto por la sutileza armónica y por la melodía bien escrita y bien llevada. Eduardo Martin es un prolífico compositor y un intérprete que ha recorrido el mundo con su guitarra, es en la actualidad uno de los guitarristas más internacionales y uno de los mejores embajadores artísticos de su bello y hermano país, que siempre tenemos en el alma de nuestro sufrimiento, Cuba.

Su arte se ha ido desplegando como una hermosa crisálida, desde su tierna infancia, hasta alcanzar la máxima profundidad y hermosura de la madurez que ahora disfruta (y disfrutamos), como fantásticas mariposas musicales llenas de luz y color. Debemos recordar a aquellos viejos trovadores que retrata Gabriel García Márquez en sus novelas que iban de pueblo en pueblo cantando los vallenatos y que el escritor conoció en su juventud. Podemos decir, al igual que el Nobel de Literatura colombiano que, cuando Eduardo Martín toca «se nos arruga el sentimiento».

 Desde luego que la música cubana es tan rica que ninguno de sus múltiples autores e intérpretes nacionales (que han fructificado durante muchos años) deben recurrir a elementos foráneos, como podremos enseguida comprobar. Todas estas músicas, sin ninguna duda, nos llegan a los tuétanos más hondos de nuestra alma, a la Andalucía profunda que se hermana con Cuba a través de la historia, del espíritu y del arte.

Muchas gracias a Eduardo Martín y gracias al Conservatorio por traernos hasta Sanlúcar a este gran artista.

Texto: Salvador Daza – Juventudes Musicales
Fotografías: Miguel Furlock

13 de Mayo de 2009. YA TENEMOS CALLE: ROTULADA LA NUEVA VIA «JUVENTUDES MUSICALES».

A raíz de la propuesta que la Presidencia de Juventudes Musicales de Andalucía realizó en la Asamblea General Ordinaria celebrada en Córdoba el pasado año, por parte del presidente Julio García Casas y con la firma de la secretaria de JMA se envió en Febrero pasado una propuesta a la Alcadía-Presidencia del Excmo. Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda para que se premiara la labor de 25 años de trabajo cultural en nuestra ciudad con la rotulación de una de las calles sanluqueñas con el nombre de Juventudes Musicales, colaborando así al mayor esplendor de nuestros Actos conmemorativos.

El Ayuntamiento, representado por la alcaldesa, Dª Irene García Macías, ha sido sensible a esta petición de todas las asociaciones andaluzas de JJMM y dio curso al escrito de petición formalmente para que la propuesta se llevara a cabo. Un par de meses más tarde, el Ayuntamiento nos comunicó, a través de un funcionario al que asignó el expediente, la vía elegida para su rotulación con el nombre de «Calle de Juventudes Musicales». Es una nueva travesía enmarcada en la urbanización que se está realizando en Verdigones, una nueva zona de expansión urbana en nuestra ciudad.

Como podéis comprobar por las fotografías adjuntas, la calle ya está rotulada. Aunque este hecho no se nos ha comunicado oficialmente, debemos pensar que se ha hecho así ante los problemas que la falta de nombre puede ocasionar a los nuevos vecinos de la calle. Esperamos que pronto podamos inaugurar esta travesía como se merece, contando con la presencia de nuestros socios y amigos.

Juventudes Musicales de Sanlúcar de Barrameda quiere expresar públicamente su agradecimiento en primer lugar a nuestro presidente andaluz, D. Julio García Casas y a su secretaria, Dª Concha Arenal, por el interés con que se han tomado esta propuesta que tanto nos honra, así como a la Sra. Alcaldesa y al Excmo. Ayuntamiento que preside, por haber acogido con tanta cordialidad la propuesta y haberla aprobado con tanta rapidez. La calle «Juventudes Musicales» es una gran calle, larga y amplia, como la trayectoria llevada a cabo por nuestra asociación durante 25 años.

   Texto y fotos: Juventudes Musicales

14-16 de Marzo de 2009. LA GUITARRA Y EL PIANO, PROTAGONISTAS DE DOS  BRILLANTES CONCIERTOS. 

Éxito de Pedro Mateo González y del dúo pianístico González-Collado.

Durante esta semana, Juventudes Musicales organizó dos interesantes recitales incluidos en la programación extraordinaria que ha elaborado con motivo de su XXV Aniversario.  El martes, en el Salón Rojo del Palacio Municipal, el guitarrista abulense Pedro Mateo González ofreció un magnífico recital con un variado repertorio de obras que ejecutó impecablemente. Estamos ante un músico de una gran solidez y de un gran bagaje artístico, aún a pesar de su juventud. Ninguna de las obras que tocó este gran intérprete fue de compromiso o de relleno. Todas tuvieron una ejecución brillante y llena de matices, dando a cada una de ellas su dimensión y su estética adecuadas.  El recital se abrió con la “Sevillana” de Joaquín Turina, para proseguir con la “Fantasía nº 7” de Fernando Sor, un compositor que además de ser un clásico del repertorio guitarrístico, cada vez  que se oye se engrandece más y más como autor indispensable e imprescindible del siglo XIX español.

Ya en la segunda parte, los “Homenajes” del compositor y guitarrista cubano Leo Brouwer, nos trajo unos sones divertidos y claramente influenciados por cada uno de los compositores a los que el autor homenajea. En todo momento Pedro Mateo González demostró su gran calidad interpretativa, llena de magia y sensualidad, arropado por una acústica de ensueño en este Salón que se debería usar más para este tipo de recitales.

El jueves, en el Conservatorio, el dúo de piano a cuatro manos integrado por Alberto González Calderón y Arnold Collado dio la oportunidad de gozar una vez más con este fenomenal dúo de pianistas que, si ya individualmente han demostrado suficientemente su calidad como solistas, al unirse en este conjunto camerístico  alcanzan unas cotas verdaderamente admirables.

Nos trajeron un programa en el que se incluía la muy conocida “Sinfonía nº 9 del Nuevo Mundo” de Antón Dvorak, en la primera parte, y la “Suite Española” de Isaac Albéniz —un compositor del que se cumple en este año el Primer Centenario de su muerte—, en la segunda parte. Ambas partes bien diferenciadas, aunque unidas por el denominador común del nacionalismo musical,  tuvieron una impecable ejecución, adecuada en todo momento a la estética de cada uno de los autores. La transcripción de la “Sinfonía” de Dvorak ofreció la oportunidad de oír esta magnífica obra en unas condiciones especiales con unos detalles que se escapan normalmente en la versión orquestal. En cuanto a las piezas españolas, los autores del arreglo, el propio dúo González-Collado se permitieron algunas licencias que sin duda cambiaron y enriquecieron la partitura original en su nuevo planteamiento para las cuatro manos, aunque no por eso dejará de conservarse la obra original escrita por el homenajeado Albéniz. Está por ver si el compositor catalán (tan andaluz a veces) les hubiera dado el visto bueno. En suma, dos conciertos inolvidables.

Texto: Salvador Daza
Fotografías: Miguel Furlock

31 de Marzo de 2009. Un gran Recital de Clarinete y Piano.

En el Conservatorio tuvo lugar el martes 31 de Marzo el recital anunciado en el que intervino el dúo formado por Víctor de la Rosa y Oscar Caravaca, clarinete y piano, respectivamente. Víctor de la Rosa comenzó sus estudios musicales en la Escuela Municipal de Alcúdia (Mallorca) con Joaquim Redondo, y los continuó en el Conservatorio Profesional de Palma de Mallorca con el profesor Tomàs Picornell. Está licenciado en interpretación de clarinete por la ESMUC y ha estudiado con Joan Enric Lluna, y clarinete bajo con Harry Sparnaay, y también con Antony Pay y Lorenzo Coppola.  Ha realizado numerosos conciertos en toda Mallorca y Cataluña, en los que cabe destacar recitales en el Auditorio de Barcelona y Palau de la Música Catalana. Y su debut como solista con la Orquesta del Conservatorio de Baleares.  Ha perfeccionado con profesores de renombre como W. Boeykens, P. Martínez, W. Seyfarth, J.L. Estellés, A. Damiens, entre muchos otros.

Victor de la Rosa fue galardonado en el Concurso Permanente de JJJMM de España, y su compañero Oscar Caravaca nació en Palma de Mallorca y comienza sus estudios de piano con Albert Díaz. Está licenciado en la especialidad de piano por el Conservatorio Superior de Música de las Islas Baleares. Ha sido alumno de los maestros Ramón Coll, Luciano González Sarmiento y Ana Guijarro. Fue premiado como mejor pianista acompañante en el Concurso Nacional de viento madera de Juventudes Musicales España. Ha sido colaborador de la Orquesta Sinfónica de Baleares “Ciutat de Palma”, habiendo trabajado con directores como G. Simon, S. Mas, E. Colomer o Lászlo Kovács. En el año 2005 debuta como concertista con el Concierto nº 3 de Beethoven para piano con Salvador Brotons como director. Desde ese mismo año forma dúo con el clarinetista Víctor de la Rosa, habiendo actuado en importantes salas, destacando una gira de conciertos en la “Xarxa de Músiques de Catalunya” promocionada por Juventudes Musicales de España.

En el Recital que ofrecieron en Sanlúcar ofrecieron un programa íntegro de música española, algo sin duda infrecuente y mucho más en este tipo de recitales: Fantasía sobre Goyescas, del compositor catalán nacido en 1962, Albert Guinovart. También procedieron al estreno de una obra de Raquel García Tomás, que estuvo presente en la sala. Homenajeando a Isaac Albéniz, de quien se cumplen los  primeros cien años de su muerte, el dúo de De la Rosa-Caravaca brindó una bella transcripción de Cuatro canciones en versión de clarinete y piano, cerrando el recital en su segunda parte con la hermosa Sonata española de Joaquín Turina, originalmente escrita para violín y piano pero que encontró aquí a dos intérpretes de excepción que consiguieron que no echáramos  de menos la versión primera.

21 de Marzo de 2009. Actos Conmemorativos del XXV Aniversario de JJMM de Sanlúcar de Barrameda

Con un Concierto Extraordinario ofrecido por la Orquesta de Córdoba

JUVENTUDES MUSICALES RECIBIÓ LA MEDALLA DE ORO POR SU XXV ANIVERSARIO

En un Auditorio de la Merced abarrotado de público, Juventudes Musicales celebró el anunciado concierto extraordinario conmemorativo del XXV Aniversario de su fundación, que estuvo a cargo de la Orquesta de Córdoba dirigida por Manuel Hernández Silva, y que contó con la participación como solista de violín de la intérprete Isel Rodríguez Trujillo. El concierto contó con el patrocinio de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, que estuvo representada en el acto por el Delegado Provincial de Cultura de Córdoba, Joaquín Dobladez.

La enorme expectación creada en torno a este concierto fue satisfecha y materializada en una noche excepcional para los casi quinientos espectadores que se dieron cita en el Auditorio, que aplaudieron al final del concierto puestos de pie la magnífica y magistral interpretación de esta Orquesta andaluza que trajo hasta Sanlúcar dos obras del repertorio sinfónico romántico europeo que justificó con creces la buena fama y el prestigio que la precedían.

El Concierto para violín y orquesta de Jean Sibelius es una obra de una factura impecable, cuyos temas, inspirados en el folklore finlandés, aparecían en formas y tonalidades diversas, unas veces surgiendo de la nada, entre las mágicas cuerdas del violín solista, otras brillando con ímpetu en unos tuttis orquestales plenos y redondos. La calidez del sonido de Isel Rodríguez cautivó a todos los espectadores, que no podrán olvidar fácilmente su gran seriedad y corrección interpretativa, su suavidad y su honda expresividad, que fue en todo momento replicada, adornada y arropada por unos músicos orquestales en “estado de gracia”, atentos en todo momento a la precisa y determinante batuta del maestro Hernández Silva.

En el intermedio del concierto se procedió a la entrega solemne del galardón de Juventudes Musicales de Andalucía —que trajo hasta nuestra ciudad a todos sus representantes (de quince ciudades, entre ellas Sevilla, Cádiz, Almuñécar, Motril, entre otras) e incluso de fuera de Andalucía (Albacete, representada por su presidente Agustín Peiró)— a Juventudes Musicales de Sanlúcar con motivo de su XXV Aniversario, y por los méritos acumulados por un trabajo constante y sacrificado en beneficio de la música y la juventud. El presidente de la organización cultural andaluza, el académico, jurista y profesor universitario, además de concertista de piano, Julio García Casas, procedió, en presencia de la alcaldesa, Irene García, a imponer la Medalla de Oro de Juventudes Musicales al presidente local, Salvador Daza. Acompañaron a éste en el escenario  los anteriores presidentes de la entidad, Agustín Gómez, Manuel Jesús Barba y Alfonso Cuevas.

Tras las palabras de agradecimiento de Salvador Daza y de García Casas —que glosó las virtudes  y el beneficio que para la toda sociedad tiene la cultura y las artes, en especial la música— cerró la ceremonia de entrega la alcaldesa, que se comprometió a seguir apoyando a esta asociación y a la cultura en general, en la medida de las posibilidades del municipio, adhiriéndose cordialmente a esta merecida distinción que representa un orgullo y un prestigio no solo para Juventudes Musicales sino para la ciudad entera.

 Seguidamente, la Orquesta de Córdoba inició la segunda parte del programa anunciado, integrado en exclusiva por la Sinfonía nº 2, en Do Mayor de Robert Schumann. Aquí,ese gran director que es Manuel Hernández Silva mostró sus magníficas cualidades como concertador, elevando aún más si cabe el listón artístico y el buen sabor que había dejado en la primera parte. Esa gran sinfonía schumaniana contiene algunos de los momentos más bellos de toda la música romántica y destaca por diferentes motivos “cíclicos” que se repiten en cada uno de sus cuatro movimientos. El movimiento lento, Adagio, que fue mantenido a una velocidad reposada y tensa, tremendamente difícil para los violines —que rozaban el límite de su tesitura aguda y de su capacidad expresiva—, mantuvo en vilo en todo momento a un auditorio totalmente entregado que premió al final el esfuerzo de estos estupendos músicos con grandes y continuados aplausos, unánimemente puestos en pie.

Durante la mañana se celebró también la Asamblea Anual de la Federación Andaluza en el Palacio Ducal de Medina Sidonia, que fue inaugurada por la Delegada de Cultura, María Cano. Durante casi tres horas se debatió ampliamente sobre los proyectos y las actividades de Juventudes Musicales de cara al próximo año y se aprobaron la memoria y los presupuestos de la entidad. Posteriormente se celebró un almuerzo de hermandad en Bajo de Guía, en el Restaurante Mirador de Doñana, por gentileza de JMA.

El programa de actos de este XXV Aniversario de Juventudes Musicales de Sanlúcar continuará el próximo 31 de Marzo con un concierto de Clarinete y Piano que tendrá lugar en el Conservatorio “Joaquín Turina”.

Texto: Juventudes Musicales
Fotografías: José Manuel Gil y Francisco Oliva

27 de Febrero de 2009. Espectacular inicio de los Conciertos del XXV Aniversario de JJMM de Sanlúcar de Barrameda.

Con un recital del Trío ARES, integrado por jóvenes músicos valencianos, se iniciaron los conciertos correspondientes a la programación extraordinaria que Juventudes Musicales ha previsto para este año 2009, con motivo del XXV Aniversario de su fundación.

Marina López Belarte, al piano; Javier Huerta Gimeno, al violonchelo; e Ignacio Lezcano Monge, al violín, formados en el Instituto Valenciano de la Música y en la Joven Orquesta de la Generalitat Valenciana, ofrecieron un recital de Música de Cámara modélico, impecable y lleno de fuerza y vigor. El programa era difícil y hermoso. Estaba compuesto por el Trío en fa, de Joaquín Turina (que no está incluido en su catálogo por haber sido escrito en 1904, antes de su período de formación en París) y elTrío en re menor, Op. 49 de Félix Mendelshonn. Las interpretaciones que este joven grupo dio a estas dos interesantísimas obras y cimas de la música camerística, fueron arrebatadoras y cautivaron a las casi cien personas que se dieron cita en el Conservatorio «Joaquín Turina».

Hay que dejar constancia de que Turina cambió radicalmente su estilo compositivo tras su paso por París. Curiosamente, tras viajar al centro de la vanguardia artística europea, su estética se convirtió para siempre al nacionalismo y al andalucismo. Tradicionalmente se ha venido fijando este cambio de línea tras su encuentro con Isaac Albéniz en la capital parisina tras el estreno de su Quinteto, Op. 1. Pues bien, tras la audición en primera fila de este Trío en fa, estamos convencidos de que el compositor sevillano ya poseía ciencia e inspiración suficientes para convertirse en el célebre autor que después fue. Revalidó sin duda sus conocimientos con Vicent D’Indy en la Schola Cantorum, pero años antes ya conocía en profundidad las técnicas más depuradas y precisas de la composición, según se pudo acreditar tras oír esta magnífica obra inédita, que revistió caracteres para la audiencia de cuasi estreno.

En la segunda parte, el monumental Trío en re menor de Mendelshonn dejó boquiabiertos a los oyentes, grandes y pequeños. El gran equilibrio sonoro entre los tres instrumentos, el gran empaste de los de cuerda y el gran virtuosismo desplegado (y requerido por la partitura) por esa excelente pianista que es Marina López, dieron el éxito más rotundo a este concierto, que ha iniciado el ciclo de conciertos del XXV Aniversario y que no ha podido comenzar con mejor pie.

Texto: Salvador Daza
Fotografía: Miguel Furlock

17 de Enero de 2009. Inicio de los Actos Conmemorativos del XXV Aniversario de JJMM de Sanlúcar de Barrameda

Con una cata de vinos dirigida por el presidente del Consejor Regulador de la Denominación de Origen «Jerez y Manzanilla de Sanlúcar», D. Jorge Pascual Hernández, que tuvo lugar el pasado sábado 17 de Enero en la «Sacristía de los Vinos de Jerez y Sanlúcar», situada en el Bar «Guerrita» de la Calle Rubiños, se dio el pistoletazo de salida a los Actos Conmemorativos del XXV Aniversario de JJMM de Sanlúcar (1984-2009).

Se ha querido así, por parte de nuestra asociación, celebrar con los mejores caldos de nuestra tierra y asistiendo a un acto didáctico, altamente instructivo y gozoso, el importante año que se inicia, donde se celebrarán eventos de importancia histórica para la cultura musical de nuestra ciudad.

Los 20 comensales que tuvieron el acierto de inscribirse a esta cata, disfrutaron con la magistral explicación de D. Jorge Pascual dirigió con mucha amenidad y con gran conocimiento de la materia vinícola y enológica. Nos llamó poderosamente la atención sus comentarios respecto al «sonido» del vino. Al estar entre músicos y melómanos, opinó que el vino había que disfrutarlo con los cinco sentidos, y el del oído era también importante para calibrar la calidad y el esmero en la fabricación de nuestros exquisitos vinos de jerez y manzanilla, olorosos, amontillados y pedro ximénez.

Tras la sesión, todos los participantes tuvieron la ocasión de departir amigablemente en una convivencia que se prolongó hasta la tarde, en cuyo transcurso se dio conocimiento a los miembros de Juventudes Musicales de la ambiciosa programación prevista para conmemorar este XXV Aniversario, que no ha podido comenzar de mejor manera y en la mejor compañía.

Texto: Juventudes Musicales
Foto: Sanlúcar Información.

25 de Octubre de 2008Magnífica actuación de la Asociación Filarmónica «Julián Cerdán» en La Merced.

El pasado sábado 25 de Octubre, en el Auditorio de la Merced, tuvo lugar el anunciado concierto de la Asociación Filarmónica «Julián Cerdán», con motivo del Encuentro de Alcaldes V Centenario. Una reunión política que tuvo lugar en nuestra ciudad con motivo de la futura organización de la conmemoración de la Primera Vuelta al Mundo de Magallanes y Elcano (1519-1522).

Para la ocasión se había elegido un programa musical acorde con el tema del Encuentro, pues se había programado como obra estrella la muy difícil pieza sinfónica de Ferrer Ferrán titulada precisamente «Magallanes» y que es capaz de poner a prueba a cualquier Banda de Música, no ya de aficionados como ésta, sino incluso de las más profesionales. Una obra de considerables proporciones (casi quince minutos ininterrumpidos de música) y de extraordinarios efectos instrumentales, que fue tocada con convicción y seguridad por el medio centenar de músicos que se colocaron bajo la cuidadosa y esmerada batuta del director titular, José Antonio López Camacho. El público, puesto en pie, aplaudió intensamente el gran esfuerzo y el pundonor de los músicos sanluqueños. No era para menos. Ante nosotros, por los descriptivos efectos sonoros de esta partitura, vimos luchar los cinco galeones de la expedición marítima contra el furor de las olas y grandes mareas oceánicas.

Las restantes obras del programa fueron ejecutadas con la misma calidad y limpieza, aunque con las consabidos desequilibrios y desajustes producto de la acústica del templo mercedario, que no termina de adecuarse a este tipo de agrupaciones de grandes proporciones y de potente sonido. Aun a pesar de ello, pudimos disfrutar de los aires de Ventura Cartagena en su magistral pasodoble «Con el Alma», la obra «Ammerland» de Jacobo de Haan, toda una sintonía cinematográfica, y otras dos obras más de Ferrer Ferrán: el genial pasodoble que dedicó a esta ciudad titulado «Sanlúcar de Barrameda», una obra con mucha gracia y mucha inspiración, que mientras más se oye más gusta, y la rapsodia «López Odero», dedicada al gran músico sanluqueño del mismo nombre que permaneció más de cincuenta años en la Banda sanluqueña.

Los himnos oficiales cerraron la velada, que contó con una nutrida asistencia de público, además de los ediles municipales y los alcaldes convocados por la conmemoración naútica.

Texto: Salvador Daza.
Foto: Juventudes Musicales.

18 de Octubre de 2008. Entregados los premios del día de la Ciudad en el Palacio de Medina Sidonia. Juventudes Musicales recibe la Insignia de Oro de Sanlúcar de Barrameda de manos de la alcaldesa.

En una jornada que no dudamos de calificar de histórica, el Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda entregó el 18 de Octubre, día del Patrón y día de la Ciudad, los galardones a diferentes personalidades e instituciones que se han destacado en los últimos años por su entrega y profesionalidad, llevando el nombre de la cultura sanluqueña más allá de sus fronteras.

La alcaldesa presidió un acto oficial, con toda la pompa y el protocolo de rigor, en el Salón de Embajadores del Palacio Ducal de Medina Sidonia, que se quedó pequeño para el todo el público que se dio cita, que no pudo ser, por cuestiones de espacio, todo lo numeroso que se hubiese deseado.

La presentadora de televisión Antonia Moreno actuó de maestra de ceremonias, dando la palabra a cada uno de los concejales o delegados municipales que fueron haciendo la glosa de los méritos que concurrían en cada uno de los homenajeados. Además de Juventudes Musicales, fueron premiados la Cooperativa de la Colonia Monte Algaida, la Asociación de Mujeres «Ager Veneriensis» de Bonanza, la actriz y cantante Gála Évora, la veterana cantaora María Vargas, la deportista Blanca Arroyo y el profesor Cruz Isidoro.

El presidente de Juventudes Musicales, Salvador Daza, fue el encargado de agradecer la entrega de las insignias en nombre de todos los galardonados. El acto tuvo también su sintonía musical, con los Himnos de la Manzanilla y de Andalucía, además de otras piezas como la célebre canción de Joan Manuel Serrat, «Cantares», en versión para Quinteto de Viento.

Esta última pieza estuvo dedicada en memoria de la duquesa Isabel Alvarez de Toledo, que fue objeto de un solemne homenaje, al entregársele a título póstumo el título de «Hija Adoptiva» de Sanlúcar. El precioso pergamino lo recogió la actual presidenta, Lilianne Dahlmann, quien agradeció también personalmente con unas emocionadas palabras, el nombramiento oficial como sanluqueña de honor a quien tanto luchó por la defensa de la cultura y el patrimonio histórico de la ciudad.

La alcaldesa cerró el acto, con un discurso en el fue desgranando uno a uno los méritos de los premiados. El clima fue en todo momento muy cordial y se aparcaron durante dos horas las diferencias y las disputas políticas, cerrándose el acto con una buena copa de manzanilla Solear.

Fotografías: Nicolás García / Gabinete de Prensa Municipal
Texto: Juventudes Musicales.

10 de Octubre de 2008. El Ayuntamiento celebra el día de la ciudad,el próximo 18 de Octubre, reconociendo la labor de Juventudes Musicales, además de otras personas y colectivos.

Fernando Cruz Isidoro, Blanca Arroyo, María Vargas, Gala Évora, Juventudes Musicales, Cooperativa Virgen del Rocío y la asociación de mujeres Ager Veneriensis serán los galardonados en esta primera edición.

La alcaldesa de Sanlúcar de Barrameda, en nombre de la Corporación Municipal , quiere reconocer a personas y entidades que en el ejercicio de sus funciones y trabajos fomentan en la sociedad los mejores valores y sirven de ejemplo de constancia y esfuerzo.

Para hacer pública esta distinción, la fecha más indicada es el 18 de octubre, Día de la Ciudad , jornada en la que se celebra la festividad del Patrón de Sanlúcar, San Lucas Evangelista, en la que se celebrará un acto solemne en el Salón de Embajadores del Palacio Ducal ante una amplia representación del conjunto social sanluqueño. De esta forma se pretende que, de manera anual, se reconozcan la solidaridad, el tesón, la competitividad y la búsqueda de la igualdad de colectivos o instituciones y de personas a título personal que desprenden esos valores en el desarrollo de su labor.  

Juventudes Musicales de Sanlúcar

La didáctica de la Cultura es probablemente una de las facetas más dignas de encomio dentro del campo general de la labor de socialización de la promoción cultural. El trabajo desarrollado en este sentido por diversos colectivos ciudadanos es especialmente digno de reconocimiento, ya que se lleva a cabo generalmente de manera enteramente solidaria y altruista.

En nuestra ciudad, uno de los referentes más claros en este campo de actividad y que, además, próximamente cumplirá 25 años de promoción de la música en la localidad es el constituido por Juventudes Musicales de Sanlúcar.

Su labor en pro de la difusión y la enseñanza de la música, y muy en especial en el campo de los más jóvenes, con un protagonismo destacadísimo de los músicos sanluqueños en esta misión, así como su colaboración en la promoción de los valores positivos de la música de cara a la mejora de la salud cultural de nuestra sociedad les hacen especialmente merecedores de este reconocimiento.

En el mismo acto de entrega de estas distinciones se hará pública la concesión del título de Hija Adoptiva de la Ciudad a doña Isabel Álvarez de Toledo y Maura, Duquesa de Medina Sidonia.

Foto: Juventudes Musicales. Recital de Jóvenes Intérpretes.
Texto: Gabinete de prensa del Excmo. Ayuntamiento.

17 de Julio de 2008. RECEPCION A JUVENTUDES MUSICALES EN LA DELEGACION DE CULTURA DE CADIZ

Días pasados, en la Delegación Provincial de Cultura de Cádiz tuvo lugar una recepción oficial a Juventudes Musicales de Sanlúcar, con motivo de la presentación del Programa de Actividades Conmemorativas que esta asociación musical va a llevar a cabo el próximo año 2009, con motivo del XXV Aniversario de su fundación. La delegada provincial, Yolanda Peinado, recibió a una comisión integrada por la delegada de Cultura, Mariuca Cano, que será a su vez la presidenta del Comité Organizador de esta importante conmemoración, el actual presidente de JJMM, Salvador Daza, el vicepresidente Leopoldo Pérez del Prado y el comisario-gerente de las actividades extraordinarias, el profesor Juan Antonio Alonso Cuesta.

El encuentro transcurrió en un clima de cordialidad y la delegada provincial se interesó por las actividades que desarrolla Juventudes Musicales a lo largo del año. También se ofreció para conseguir la implicación de la Consejería de Cultura en estas actividades, básicamente con la consecución de un concierto extraordinario que inicie la efemérides a principios de Marzo de 2009 y que podría estar a cargo de una Orquesta Sinfónica Andaluza. Juventudes Musicales expresó su deseo de que la actual Consejera de Cultura, Rosa Torres, presida el Comité de Honor que se va a constituir con este fin.

Juventudes Musicales presentará su programación extraordinaria de actos con motivo de sus Bodas de Plata una vez pasado el verano, una vez que se ultimen los contactos con todas las partes implicadas y se cuente con la financiación adecuada. Ya han expresado su acuerdo de integrarse en la organización el señor Presidente de la Diputación Provincial, Francisco González Cabañas, así como el señor Ministro de Cultura, César Antonio de Molina.

Texto y foto: Juventudes Musicales.

4 de Junio de 2008. Gran recital del pianista valenciano José Ramón Martín.

En el Conservatorio se celebró el anunciado concierto del pianista valenciano José Ramón Martín, que demostró su gran categoría artística y su gran profesionalidad, debiendo luchar contra un piano que no estaba, desde luego, en las mejores condiciones ni mecánicas ni tímbricas. Aún así, sacó el mejor partido posible en un programa que no tenía nada de fácil.

De las sutilezas de las Images de Debussy, pasó a la «Rondeña» de la Suite Iberia de Albéniz y desde ahí a «El Pelele» de Goyescas de Enrique Granados, dejando patente en todo momento su gran claridad en la digitación y su estupenda musicalidad. Ya en la segunda parte, y con semejante instrumento en baja forma, José Ramón Martín abordó nada menos que la Sonata en si menor de Franz Liszt, un obrón de media hora que pocos pianistas se atreven a presentar en público. Salió muy airoso del empeño, y los escasos espectadores asistentes premiaron intensamente su gran esfuerzo y su responsabilidad. Estamos seguros de que con otro piano más acorde a su talla el recital hubiera tenido mayor brillantez.

De todas formas, debemos dar un tirón de orejas a los que se quedaron en casa, por no haber respondido a la invitación de Juventudes Musicales, aunque bien es verdad que en esa misma semana coincidieron varios conciertos organizados por el Ayuntamiento en honor al conquistador y ejecutor de indios, Francisco Pizarro, y ya sabemos que, por desgracia para este pueblo, no hay tanto público como para abastecer a tantas actividades culturales en una sola semana.

Texto: Salvador Daza.
Foto: Juventudes Musicales.

15 de Mayo de 2008Éxito del Recital de Oboe y Piano de Miriam Pastor y Cristina Esclapez.

Ante un auditorio completamente atento, Miriam Pastor y Cristina Esclapez obtuvieron un destacado éxito en su concierto de oboe y piano para Juventudes Musicales, celebrado esta noche en el Conservatorio. Nunca hubo la oportunidad en Sanlúcar de escuchar a una intérprete de un instrumento tan difícil como el oboe, para el cual se necesitan una serie de cualidades físicas que Miriam Pastor demostró dominar a la perfección.

Muy conjuntadas y haciendo una música de cámara en equilibrio perfecto, el recital fue modélico en todos los sentidos. Cristina Esclápez demostró ser una completísima pianista acompañante, atenta y cuidadosa con el más mínimo detalle musical y siguiendo perfectamente la difícil y siempre problemática respiración de un instrumento que requiere un dominio técnico del aire, del sonido y de la afinación tanto o más que cualquier otro de viento e incluso de cuerda.

Las obras anunciadas en el programa, Mozart, Poulenc, Britten y Donizetti, fueron interpretadas con un gran dominio de cada uno de los estilos, dándole a cada una de ellas su sentido particular y ofreciendo óptimas muestras de un quehacer musical lleno de sutilezas, fraseos y dinámica. Todo ello aderezado de una gran sensibilidad y de una inmejorable comunicación con el público presente, que disfrutó de lo lindo.

Otro éxito más, pues, de este Plan de Participación de Juventudes Musicales de España, que se cerrará el próximo día 4 con un recital de piano, y que seguro que dejará nuevamente muy alto el pabellón de artistas españoles que están desfilando por nuestra ciudad con este motivo.

La organización corrió a cargo de Juventudes Musicales y el Conservatorio «Joaquín Turina». Colaboró el Ministerio de Cultura y la Fundación Municipal de Cultura, aunque se sigue echando de menos a algún representante municipal en estas actividades que tanto están contribuyendo a la dinamización musical y cultural de la ciudad sanluqueña.

Texto: Juventudes Musicales
Foto: María Regla Prieto.

24 de Abril de 2008MAGISTRAL INTERPRETACION DE PAOLA REQUENA A LA GUITARRA.

La concertista de guitarra Paola Requena, ganadora de uno de los premios más importantes de España, el «Francisco Tárrega», cosechó anoche un resonante triunfo en su anunciado recital celebrado en el Conservatorio «Joaquín Turina», organizado por Juventudes Musicales.

La joven intérprete cartagenera, precedida de un importante curriculum, deleitó a los numerosos asistentes con una precisión técnica y un virtuosismo interpretativo de los que dejan huella. Sin duda, dará que hablar, y mucho, esta artista en el futuro, pues le esperan mayores y más cualificados éxitos.

Las obras que integraban el programa anunciado fueron ejecutadas con una gran delicadeza, sacando del instrumento de seis cuerdas toda su magia y belleza, llegando a conseguir el embelesamiento y la máxima concentración en el auditorio, integrado en una gran parte por jovencísimos estudiantes de música.

Un nuevo éxito organizativo que se añade a los muchos cosechados por Juventudes Musicales, que sigue empeñada en otorgar a nuestra ciudad la categoría de «ciudad musical», dándole así una dimensión cultural universal, dada la naturaleza de los intérpretes que suelen visitarla gracias a los programas de conciertos que esta asociación sanluqueña organiza año tras año.

El acto contó con la colaboración del Conservatorio «Joaquín Turina», así como la del Ministerio de Cultura y la Fundación Municipal de Cultura. El próximo concierto ya se anuncia para el próximo 15 de mayo y se espera un nuevo éxito artístico, dada la gran calidad de los intérpretes que durante este año están seleccionados por Juventudes Musicales, a través de la organización nacional.

29 de Marzo de 2008MEDALLA DE ORO DE ANDALUCIA PARA JUVENTUDES MUSICALES DE SANLUCAR.

La Federación de Juventudes Musicales de Andalucía concede su máximo galardón a Sanlúcar de Barrameda.

Córdoba. Juventudes Musicales.

La Federación de Juventudes Musicales de Andalucía, reunida en Asamblea General Ordinaria el pasado sábado 29 de Marzo en la ciudad de Córdoba, acordó por unanimidad conceder su máximo galardón, la Medalla de Oro, a la asociación del mismo nombre, radicada en Sanlúcar de Barrameda. Este premio es un reconocimiento a la dilatada trayectoria de esta veterana entidad musical, que cumplirá el próximo año 2009 los 25 años de su creación.

El acuerdo, que fue tomado por unanimidad de todas las asociaciones federadas a nivel andaluz, fue propuesto por la presidencia de la Federación, que está a cargo de Julio García Casas, representante de Sevilla, y refrendada por las asociaciones de Motril, Cádiz, Sanlúcar la Mayor y Málaga, siendo votada unánimemente por todas las demás asociaciones representadas en la Federación.

La entrega solemne de este premio tendrá lugar en el transcurso de los Actos conmemorativos que se están organizando para el próximo año por parte de JJMM de Sanlúcar con motivo del XXV Aniversario de su fundación, en cuyo programa se incluirá también (por acuerdo expreso de la misma Asamblea Andaluza) la celebración de la reunión ordinaria anual de todas las asociaciones en esta misma ciudad gaditana. 

Otros de los acontecimientos previstos serán un Concierto Extraordinario a cargo de una importante orquesta andaluza, así como la edición de una publicación conmemorativa, una tribuna de Jóvenes Intérpretes sanluqueños y la grabación de un audiovisual con los mejores conciertos celebrados durante estos 25 años continuados de trayectoria musical.

Como representantes de Sanlúcar de Barrameda asistieron Salvador Daza Palacios, presidente, y María Regla Prieto, secretaria.

Fotos: María Regla Prieto.

27 de Marzo de 2008Brillante Recital de Anna Alàs y Maite Aguirre en el Conservatorio.

No abundan los recitales de Canto y Piano por estos lares. Así que la ocasión de escuchar un dúo de estas características era inaplazable. Y, como todos los conciertos que Juventudes Musicales de España aporta, no defraudó. La mezzosoprano de carrera internacional, Anna Alàs, de origen catalán, y la pianista Maite Aguirre, nacida vasca, dieron una lección magistral de música de cámara vocal con un programa bastante ameno y atractivo, que logró encandilar a las setenta personas que se dieron citan en el Conservatorio «Joaquín Turina».

Las canciones españolas de Shostakovich, raramente oídas, sirvió para calentar el auditorio y para demostrar una vez más la sabiduría compositiva del extraordinario autor ruso, bien perfecto en todos los géneros que abordó (que fueron prácticamente todos). Las canciones de Dvorak encontraron en la voz redonda y bien timbrada de Anna Alàs un medio natural de expresión, pues rozaron la perfección en cuanto a naturalidad y sentimiento conjugados perfectamente en proporción equilibrada.

Las dos canciones de Guridi pusieron el punto de trancisión adecuado para enhebrar la magnífica velada hacia unos ámbitos bien conocidos por estas dos jóvenes y magníficas intérpretes. Las canciones de Xavier Montsalvatge fueron tocadas y cantadas con emoción, con cariño, con una proximidad en estética y en espíritu dignas de los más cualificados artistas. Fue un broche de oro para un recital modélico que contó con la colaboración de las entidades de costumbre: Conservatorio, Ministerio de Cultura (INAEM) y Fundación Municipal de Cultura.

Texto y Foto: Juventudes Musicales

12 de Marzo de 2008SUBLIME INTERPRETACION DE LA SINFONIA «PATETICA» DE TCHAIKOSKY

La Orquesta Sinfónica del Conservatorio de Sevilla actuó en el Auditorio de la Merced.

 

El pasado miércoles 12 de Marzo, en el Auditorio de la Merced tuvo lugar el escasamente anunciado concierto a cargo de la Orquesta Sinfónica del Conservatorio Superior de Música «Manuel Castillo» de Sevilla, dirigida por Francisco José Cintado. El acto contó con la presencia de la delegada de Cultura del Ayuntamiento, así como del ilustre director del Conservatorio hispalense, Luis Ignacio Marín, además de dos destacados catedráticos del mismo centro, sanluqueños por más señas, Juan Rodríguez y José Manuel de Diego.

 

La fenomenal agrupación orquestal, cuya media de edad rondaba los 22 años, sorprendió al medio centenar de espectadores que se dieron cita con un concierto muy bien preparado y dirigido, que llegó a unas cotas interpretativas desconocidas hasta hace unos años en nuestra comunidad autónoma para este tipo de formaciones. 

 

El programa estaba integrado por una interesantísima obra de estreno, «El Jardín Mágico» de la compositora Lula Romero, el hiperromántico «Idilio de Sigfrido» de Richard Wagner y la Sexta Sinfonía «Patética», de Piotr Ilych Tchaikosky. Una auténtica prueba de fuego que los jóvenes músicos pasaron con sobresaliente. El acierto con el que estos estudiantes y sus respectivos profesores han orientado su trabajo académico, ha dado unos resultados bien elocuentes.  La sublime versión que ofrecieron de la Sinfonía «Patética» fue inolvidable, pues todos los músicos a una, y bajo una batuta muy precisa y equilibrada del profesor Cintado, no perdió la tensión ni el dramatismo en ningún compás de los tres cuartos de hora de música que comprende la citada obra.

 

El público premió a los intérpretes con largos y prolongados aplausos. Una verdadera lástima que tan pocos espectadores pudieran disfrutar de una interpretación tan magnífica y a coste gratuito. Sin duda hay que dar un tirón de orejas a los organizadores culturales que no promocionaron debidamente una actuación tan brillante y rentabilizaron más adecuadamente la presencia en Sanlúcar de esta excelente formación instrumental.

 

La citada Sinfonía «Patética» fue dedicada a la memoria de la recientemente fallecida duquesa de Medina Sidonia, a quien espectadores y músicos rindieron homenaje puestos en pie, guardando un minuto de silencio.

Texto: Salvador Daza.
Fotografía: Actuación de la Orquesta en el Claustro del Conservatorio «Manuel Castillo» de Sevilla. Gentileza del citado centro.

27 de Febrero de 2008. MAGNIFICO RECITAL DEL DÚO PLATERO-MARCEL

El violonchelo y el piano sonaron a música celestial en el Conservatorio

Ante un auditorio rebosante de público, el dúo de violonchelo y piano formado por las intérpretes francesas Marion Platero y Marine Marcel consiguieron un abrumador éxito en el concierto organizado por Juventudes Musicales y el Conservatorio “Joaquín Turina”, en cuya Sala tuvo lugar la audición.

Tras una breve presentación del acto realizada por la secretaria de Juventudes Musicales, Regla Prieto, las jóvenes intérpretes premiadas recientemente en el Concurso Internacional de Música de Cámara de San Sebastián ofrecieron su gran maestría a una audiencia compuesta en una gran parte por jóvenes espectadores y por alumnos del centro.

El recital dio comienzo con una “Sonata nº 2” de Beethoven, que sirvió para “calentar motores” y para comenzar a apreciar la gran altura técnica de ambas artistas. El plato fuerte vino de la mano de Brahms, cuajando una versión modélica y llena de garra romántica de su “Sonata nº  1”. El compositor alemán, siempre difícil de interpretar con convicción, fue abordado por Marion y Marcel con una solidez y una madurez dignas de las más experimentadas intérpretes.

La segunda parte estuvo formado por la muy difícil y virtuosística “Sonata en sol menor” del autor ruso Sergei Rachmaninoff. Aquí ya fue el delirio, pues las intricadas dificultades técnicas del chelo y del piano (especialmente de éste último) no tuvieron secretos para este magnífico dúo, que dejaron sin aliento a un público que no salía de su asombro al ver y al oír tanto arte reunido en estas jóvenes artistas a las que les espera, sin duda, un futuro lleno de prestigio y de éxito.

El acto contó con la colaboración del Ministerio de Cultura y de la Fundación Municipal de Cultura.

Texto: Juventudes Musicales.
Fotografías: Miguel Furlock

15 de Febrero de 2008. ROTUNDO ÉXITO DE MICHEL PÉREZ RIZZI EN LA MERCED

El guitarrista sanluqueño llenó el Auditorio en un concierto organizado por Juventudes Musicales

El guitarrista Michel Pérez Rizzi congregó el pasado viernes a 250 personas en el Auditorio de La Merced de Sanlúcar para escuchar su interesante propuesta titulada “España, entre lo popular y lo clásico”. El músico sanluqueño, que ahora ejerce como catedrático en el Conservatorio Superior de Música de Córdoba, deleitó a todos sus paisanos, entregándose en cuerpo y alma en obtener los más delicados y desgarrados sonidos a su instrumento. Un instrumento que, sin amplificación, resulta complicado para llenar acústicamente un espacio tan grande y monumental como la Merced.

El guitarrista lo dio todo, bajo el silencio respetuoso y reverencial de un público ávido de oír a un artista que, en plena madurez profesional, ofreció sentimiento, misticismo y entrega a su pueblo, que demostró quererle y le correspondió con infinidad de aplausos de reconocimiento y cariño. El propio intérprete se encargó de incluir, entre obra y obra, diversos fragmentos poéticos que ponían el marco lírico adecuado a cada una de las piezas musicales.

El programa interpretado fue ameno y conjugó sabiamente la tradición con la modernidad, pues tras una deliciosa “Fantasía sobre el Paño” de Julián Arcas, excelso compositor del siglo XIX, Michel ofreció la poco conocida “Fantasía” del compositor catalán Roberto Gerhard, incluido en la llamada “Generación musical del 27”, que nos dio la oportunidad de valorar muy positivamente a este autor cada día más conocido y divulgado. Tras dos célebres páginas de Albéniz (volvíamos de nuevo al siglo XIX), como son “Tango” y “Cordóba”, Pérez Rizzi abordó la obra más rabiosamente actual del programa, pues se trataba de un “Nocturno y Toccata” del compositor madrileño David del Puerto, una obra escrita en 2006 y dedicada a la memoria del insigne y universal Andrés Segovia.

El verdadero plato fuerte de la noche estaba en la “Sonata para Guitarra” del compositor sevillano Manuel Castillo, el autor más importante de Andalucía en la segunda mitad del siglo XX. Michel ha logrado extraer de esta importante composición toda su esencia, sus sonoridades y energías rítmicas. Los tres movimientos de la obra fueron pulcramente tocados y conmovedoramente comunicados, poniendo en la justa y perfecta proporción la técnica y el corazón.

El broche de oro lo pusieron dos célebres coplas de Manuel López Quiroga, las famosísimas “Ojos verdes” y “Ay, Pena, Penita pena”, en dos magníficas transcripciones para guitarra que hizo las delicias del numeroso público, que tras ovacionar repetidamente al gran músico, le arrancó dos nuevas piezas de propina que puso al respetable de pie.

Texto y foto: Salvador Daza

9 de Febrero de 2008. Elegida la nueva Junta Directiva de Juventudes Musicales.

En la Asamblea General Ordinaria de Socios de Juventudes Musicales de Sanlúcar de Barrameda, que tuvo lugar el pasado sábado 9 de Febrero en el Centro Cultural de la Victoria de nuestra ciudad, se eligió a la nueva Junta Directiva que regirá los destinos de esta veterana asociación cultural sanluqueña durante los próximos cuatro años.

La única candidatura presentada estaba encabezada por el actual presidente, Salvador Daza, que resultó elegido por unanimidad de todos los presentes y que a continuación dio a conocer los nombres de los miembros que le acompañarán en esta nueva singladura musical. Las dos vicepresidencias de la asociación han recaído en Leopoldo Pérez del Prado y Manuel Malía Jiménez. La secretaría la desempeñará María Regla Prieto Corbalán y la tesorería, Enrique Ramos de la Rosa. El número de vocales ha sido ampliado y los desempeñarán Raquel García Juárez, José Alfonso Cuevas Heiss, Francisco Oliva Márquez, José Manuel Fernández Pérez, Blanca Gutiérrez Domínguez, Miguel Angel Manchón Vaqueda y los jóvenes músicos sanluqueños Domingo Rodríguez Lagomazzini y Ángel Manchón Gordon, que representan la savia nueva y esperanzada de nuestra asociación y de nuestro futuro musical.

El reelegido presidente agradeció a los presentes la confianza depositada y realizó un balance de las actividades realizadas en los últimos cuatro años, así como de las cuestiones que aún no se habían podido resolver, como el impago de la deuda por parte del Ayuntamiento (pues aún se deben cantidades incluso de 1991 y 1993, cuando gobernó nuestra ciudad el PSOE encabezado por su alcalde Manuel Vital) y no se ha pagado ni un céntimo en los cuatro del último gobierno del PP-AS. Esto aún a pesar de que el Defensor del Pueblo, José Chamizo, ha apoyado reitera y repetidamente la demanda de la Asociación en reclamación del pago de esta deuda, que ya es un caso típico de «justicia histórica», teniendo en cuenta el lapso de tiempo que lleva Juventudes Musicales sin percibir nada de lo prometido por los diferentes gobiernos municipales y, sin embargo, ha seguido manteniendo la actividad con un heroísmo y una generosidad, al menos, digna de reconocimiento.

También expuso Salvador Daza los proyectos que están en marcha para los próximos cuatro años. En concreto, para la celebración, el año próximo, 2009, de los VEINTICINCO AÑOS (XXV Aniversario) de la Fundación de la entidad. Se está diseñando una exposición conmemorativa, la edición de un libro acompañado de un dvd con fragmentos de las actuaciones más especiales y meritorias de estos 25 años, así como la organización de un Concierto Extraordinario a cargo de una Orquesta Sinfónica andaluza y una Tribuna de Jóvenes Músicos sanluqueños.

Texto y foto: Juventudes Musicales.