Antonio Lucas Moreno

Antonio Lucas MorenoAntonio Lucas Moreno (Sanlúcar de Barrameda, 28 de abril de 1900 – Madrid, 23 de febrero de 1973). Catedrático de Piano del Real Conservatorio de Música de Madrid y concertista de éxito, por toda España y por diversos países extranjeros. Sus alumnos le adoraban, pues consiguió formar a un grupo de excelentes pianistas que le recuerdan con el máximo cariño, entre otros, Ana Guijarro y Manuel Castillo (1930-2005).

Hijo de José Lucas Moreno, farmacéutico de profesión, y Agustina Mosquera, ambos naturales de Sanlúcar. Dotado desde temprana edad de una especial disposición para la música, encontró en la distinguida pianista Rosalía Colom la profesora idónea para dirigir sus estudios de piano, al tiempo que cursaba las materias musicales complementarias con el organista de la Colegiata de Jerez, Ventura Rodríguez.

En el verano de 1914, apenas cumplidos los catorce años, Joaquín Turina le escucha al piano. Le presenta José Colom, el entrañable amigo sanluqueño del compositor. Turina vio tales condiciones en “aquel aprendiz de pianista”, como mas tarde referiría, que le recomendó ir directamente a París o confiarlo a la insigne profesora Pilar Fernández de la Mora, en el Real Conservatorio de Música de Madrid. Bajo el especial mecenazgo de la Infanta Isabel, a cuyo cargo le fue concedida una beca de estudios, sus padres deciden su traslado a Madrid.

La influencia que ejerció Pilar Fernández de la Mora en Lucas Moreno, con quien estudió hasta 1918,  resultó decisiva en su formación pianística. “¡Es ella quien me ha hecho artista!”, solía repetir Antonio Lucas estas palabras de gratitud y reconocimiento. Bajo su acertada dirección culminó sus estudios obteniendo el Primer Premio del Conservatorio, concedido por un tribunal presidido por el compositor Tomás Bretón.

Seguidamente se presenta al público en un concierto celebrado en la Sociedad Nacional de Música. El éxito logrado hace que sea contratado para realizar conciertos por toda España, actuando incluso ante la Familia Real.

En 1920 obtuvo el premio en  un concurso convocado por la Junta de Ampliación de Estudios, consistente en una beca para perfeccionar sus estudios en París. Allí recibió los consejos de Isidor Philippe, Marguerite Long y Alfred Cortot.  El célebre pianista Francis Planté le invitó durante un mes a su retiro de Mont de Marsan, donde Lucas Moreno se dedica con intensidad a asimilar la influencia de este viejo maestro.

En París, debuta con notable éxito en la Sala Erard. Este acontecimiento le proporcionó una serie ininterrumpida de conciertos por Europa y América durante varios años, con excelente acogida por parte de público y crítica.

El 26 de Marzo de 1924, Antonio Lucas Moreno protagonizó el estreno en Madrid de la sonata “Sanlúcar de Barrameda” de Joaquín Turinaque previamente había estrenado en Sanlúcar el propio compositor con motivo de su nombramiento como sanluqueño adoptivo.

En 1930 obtiene por oposición la Cátedra de Piano del Real  Conservatorio de Música de Madrid, vacante desde la muerte de Pilar Fernández de la Mora, ocurrida un año antes. Dicha cátedra la desempeñará Lucas Moreno durante más de cuarenta años hasta su jubilación.

Excelente intérprete de la música de Joaquín Turina, en 1931 el compositor sevillano le dedica la Rapsodia Sinfónica, para piano y orquesta de cuerda. La obra fue estrenada en Madrid por el propio Lucas Moreno con la Orquesta Clásica de Madrid.

Cesante de su cátedra del Conservatorio durante la guerra civil, en ese período nuestro pianista , al igual que Joaquín Turina y otros músicos españoles, gozó de la protección de Sir John Milanés, Cónsul general británico en Madrid.

Aunque después de la contienda su actividad concertística se vio reducida, en los anales musicales de la época, vemos figurar el nombre de Antonio Lucas Moreno con frecuencia.

En 1946 fue nombrado Asesor técnico musical del Ateneo de Madrid, y en colaboración con el Marqués de Bolarque, importante mecenas, va a impulsar la actividad musical de aquellos años, difundiendo sobre todo la música de cámara.

En la década de los sesenta sus conciertos son cada vez más esporádicos, ofreciendo su última  actuación  pública el año 1960. Todavía en 1964 fue nombrado Subdirector del Conservatorio de Madrid, cargo que desempeñó durante dos años. Jubilado desde 1970 y retirado de toda actividad, la muerte le sobrevino en Madrid el día 23 de Febrero de 1973.

Aunque muy joven se trasladó con su familia a Madrid, Antonio Lucas Moreno siempre mostró con orgullo su condición de sanluqueño y  tuvo las anécdotas y los giros del habla genuina de su Sanlúcar natal en el recuerdo.  Su vinculación con la familia Orleans fue de gran apoyo en momentos decisivos de su carrera. Su amistad con los infantes don Alfonso y doña Beatriz, con quienes compartía aficiones musicales, le hacia ser huésped habitual en los períodos veraniegos, en su palacio de Sanlúcar cuando sus obligaciones se lo permitían.

Antonio Lucas Moreno ocupa un sitio importante entre los pianistas españoles del siglo XX. Intérprete destacado por su brillante virtuosismo, su labor docente en su Cátedra del Conservatorio de Madrid contribuyó a la formación de varias generaciones de excelentes pianistas. De su arte pianístico aún se recuerda su extraordinaria manera de interpretar las obras de los compositores españoles, cuya música tanto ayudó a difundir.

Texto y foto: gentileza de José Manuel de Diego
 
Volver a la galería de Músicos Sanluqueños.
-->