Archivo mensual: julio 2009

BRILLANTE DESARROLLO DE LA TRIBUNA DE INTERPRETES SANLUQUEÑOS

Durante los días 13 al 15 de Julio se ha desarrollado en el Auditorio de la Merced la Tribuna de Jóvenes Intérpretes Sanluqueños organizada por Juventudes Musicales con motivo de los Actos Conmemorativos de su 25 Aniversario.

A lo largo de estas tres intensas jornadas han pasado por el escenario del Auditorio veintidós jóvenes talentos de la música, estudiantes de Grado Medio y Superior en los Conservatorios de Andalucía, que han ofrecido a un público atento y numeroso, lo mejor de su arte y su sensibilidad artísticas. Así, las interpretaciones al piano de Alicia Suárez, Alberto Suárez, Laura Camacho, Raquel López, Beatriz Moral, José Alberto Morales (en la foto, acompañando a Domingo Rodríguez) e Isaac de los Reyes fueron calurosamente aplaudidas (especialmente las de éste último), como lo fueron las que realizaron con el clarinete Belén Palacios e Ismael Gallego, con la trompeta Juan Manuel Gallego, Francisco José Gallego y Domingo Rodríguez, con el violín, María Salas, Alfonso Cuevas, Alejandro Manchón, Fátima Merino e Inés Moral, con la flauta Beatriz Gallardo y Almudena Palacios, la guitarra siempre exquisita de María Jesús Bernal, el saxofón cálido y melancólico de Juan Diego Palma, así como la representación lírica de la soprano Ana Troncoso, que dejó el pabellón operístico del encuentro en un gran nivel.

Los instrumentistas contaron con el acompañamiento al piano del profesor Salvador Daza, promotor de esta interesante iniciativa desde su cargo de presidente de Juventudes Musicales. Hay que reseñar que por razones de tiempo no han podido participar varios jóvenes músicos con los que se contará en próximas ediciones de esta Tribuna.


La pianista sanluqueña Beatriz Moral durante su intervención


Isaac de los Reyes en un momento de su concierto

Las diferentes jornadas contaron con la presentación de los miembros de Juventudes Musicales Francisco Oliva y Leopoldo Pérez, que elogiaron a estos jóvenes sanluqueños por el esfuerzo y sacrificio que mantienen durante todo el curso, compatibilizando sus estudios generales con los de música, con el coste añadido de tener que desplazarse a otras ciudades para poder realizar sus estudios oficiales de música en los Conservatorios Profesionales o Superiores de Andalucía. Igualmente elogiaron el gran tesón de los padres y madres de estos jóvenes sanluqueños que están siempre apoyando a sus hijos para que puedan desarrollar unos estudios difíciles y que requieren un notable desembolso económico.

La clausura de esta Tribuna estuvo a cargo de la Delegada de Cultura, María Cano, que estuvo acompañada en el escenario por el catedrático de Piano del Conservatorio Superior de Música de Sevilla, José Manuel de Diego, ambos miembros del Comité de Honor del 25 Aniversario de Juventudes Musicales, y que fueron los encargados de repartir los diplomas a todos los jóvenes artistas participantes. El presidente de Juventudes Musicales, Salvador Daza, emocionado, agradeció también la magnífica intervención de todos los intérpretes, entidades colaboradoras, Ayuntamiento de Sanlúcar y la colaboración siempre eficaz de los trabajadores de la Fundación Municipal de Cultura. La Delegada mostró su entusiasmo por esta iniciativa y alentó a los participantes a proseguir y finalizar sus estudios musicales ahora que han demostrado públicamente su gran valía artística. Por gentileza del Consejo Regulador de la Denominación de Origen “Jerez y Manzanilla de Sanlúcar”, se clausuró el acto con una copa de vino de la tierra.

Fotos y texto: © Juventudes Musicales.

CINCO SANLUQUEÑOS, SELECCIONADOS PARA ESTUDIAR CON LOS SOLISTAS DE LONDRES.

Juventudes Musicales quiere felicitar públicamente a los cinco jóvenes músicos sanluqueños que han sido seleccionados junto a otros 16 de toda la provincia de Cádiz, para recibir unas clases magistrales de violín con profesores del conjunto «The Soloists of London» que todos años se concentran durante el mes de Agosto en Alcalá de los Gazules con motivo de su Festival Internacional de Música, que este año alcanzará su Vª Edición.

Fátima Merino, María Salas, Ángel y Alejandro Manchón y Alfonso Cuevas (en la fotografía de la derecha), estudiantes de Grado Medio en los Conservatorios Profesionales de Jerez y Sevilla, son los cinco sanluqueños seleccionados para estas clases magistrales, cuyas sesiones serán gratuitas para ellos pues estarán financiadas por la Fundación Provincial de Cultura, de la Excma. Diputación de Cádiz. En el transcurso del trabajo que desarrollarán en Alcalá, tendrán la oportunidad de formar una orquesta que, con el asesoramiento de los profesores ingleses, ofrecerá después varios conciertos en el citado Festival.

Las pruebas de selección, a la que concurrieron más 50 alumnos de todos los conservatorios de la provincia, se desarrollaron durante el pasado mes de Mayo y contó con la presencia del coordinador de los Solistas de Londres y director del Festival de Alcalá, Matthew Coman, músico y profesor de reconocida competencia a nivel internacional y fundador de estos encuentros veraniegos que se celebran desde hace cinco años en la acogedora localidad gaditana.

Esta buena noticia nos llena de orgullo y demuestra que el trabajo realizado en el terreno de la enseñanza musical en nuestra ciudad empieza a dar sus frutos. Estos jóvenes tienen por delante una prometedora carrera artística, llena de esfuerzos pero también de satisfacciones como la que acaban de recibir. Enhorabuena a todos los que lo han hecho posible.

Texto: Juventudes Musicales de Sanlúcar de Barrameda

LA ORQUESTA DE CHISINAU (MOLDAVIA) VISITÓ SANLÚCAR

Patrocinado por Unicaja, tuvo lugar el pasado 1 de Julio el anunciado concierto de la Orquesta Sinfónica Estatal de Chisinau (Moldavia), dirigida por el maestro Vladimir Coverda, en el Auditorio de la Merced.

Había mucha expectación por oír a esta grupo sinfónico moldavo que venía realizando una gira extensa y extenuante por Andalucía, contratado por esa entidad financiera tan amiga de patrocinar estas giras de grupos del Este Europeo, recuperando así una tradición que se hizo muy popular en los años 80 y 90 del pasado siglo, pero que después de la caída del Muro de Berlín y el ocaso del imperio comunista oriental ha venido considerablemente a menos. Una tendencia que se ha debido, por una parte, a la emigración de muchos músicos valiosos de estas orquestas y, de otra, al encarecimiento progresivo que estas orquestas han supuesto para las programaciones de las temporadas de conciertos en las salas occidentales, al equiparar sus costos prácticamente a los de las orquestas de los países capitalistas.

La orquesta anunciada, por otra parte, no tenía mucho que ver con la que realmente oímos en La Merced, ya que empezando por el número de músicos (unos 50, frente a los 90 que se anunciaban en el programa de mano) hasta el alarde de música hollywoodense que pudimos oír en la segunda parte (un auténtico monográfico de música norteamericana, en especial del repetitivo John Williams, émulo de Gustav Holst y otros grandes de la música sinfónica), el concierto fue, en líneas generales, ameno y bien interpretado, contando con una sólida y elegante dirección del maestro Coverda, muy atento en todo momento a los mil variados matices que pudimos apreciar durante la hora y media de música que interpretaron los moldavos.

Una ejecución que fue muy jaleada por el público asistente, que llenó las butacas de La Merced (aunque no a rebosar) y que denotó el cansancio en los músicos propio de este tipo de giras que van llevando por multitud de pueblos el mismo programa durante muchos días y que va haciendo mella en el entusiasmo de los intérpretes, que llegan a tocar con verdadera rutina de funcionarios un programa que, en especial en la primera parte (con obras muy populares de Delibes, Kachaturian, Brahms, Prokofiev y Mussorgsky), hubiera merecido algo más de pasión y entrega. Algo bastante difícil si a estas circunstancias unimos el asfixiante calor que hacía en el interior del Auditorio y que estos músicos centroeuropeos sufren mucho más que nosotros.

Entre las secciones orquestales, las trompas estuvieron francamente bien durante la segunda parte, aunque no se pueda decir lo mismo de la primera, en la que, también, por cierto, nos costó tanto oír a los trombones (tampoco pudimos verlos por la falta de gradas para la sección de vientos) que pensamos que no habían venido. Los insistentes aplausos lograron que la cansada formación moldava nos regalara una magistral “Danza Húngara nº 5” de Brahms, tocada con un sentido melódico y rítmico verdaderamente excepcional, como solo lo pueden hacer músicos de esta región europea.

Para cerrar el capítulo de “anécdotas”, señalar que el lugar del concierto anunciado en toda la cartelería y programas de mano era los “Jardines del Palacio Municipal”. Sin embargo, se celebró en la Merced, sin anuncio previo y ocasionando con esto muchos despistes a los espectadores.

Texto y fotografía: © Salvador Daza.